El CEO de Riot investigado por una demanda de acoso

RIOT demanda CEO

Nuevos nubarrones sobre la compañía. Desde Daily Esports, ha saltado la noticia de una nueva investigación, a raíz de una demanda por acoso formalizada hacia el CEO de RIOT, Nicolo Laurent

Las acusaciones proceden de una afectada directa, Sharon O’Donnell, que trabajó para la compañía en calidad de asistente ejecutiva. Su demanda llegó a la vía legal a principios de este mismo año.

Nuevas investigaciones en las oficinas de RIOT por acoso

Entre las acusaciones vertidas por la demandante según cuenta el medio, se encuentran vejaciones y ofensas de diferentes tipos. Además, O’Donnell habla de despido improcedente por parte directa del acusado, por lo que la demanda se vería agravada, si cabe.

Al parecer, este acoso no fue únicamente para O’Donnell, sino que fue algo que se repitió con una gran parte de las mujeres de la empresa. En palabras de la misma ex trabajadora, el CEO llegó a decir que “la mejor forma de superar el estrés durante la pandemia de COVID era tener hijos”.

A estas frases fuera de contexto y lugar, habría que añadir también insinuaciones de tipo sexual, además de invitaciones de quedar con el propio CEO fuera del horario laboral. Tras la negación de O’Donnell, las humillaciones se acrecentaron.

Finalmente, la ahora ex empleada de la empresa, fue despedida tras poner este suceso en conocimiento del departamento pertinente. Así, Sharon O’Donnell terminaba su paso en la compañía desde su entrada en 2017. Este es el motivo por el que el CEO de RIOT Games fue demandado por acoso.

Por increíble que parezca, esta noticia no es la primera que sucede en la compañía correspondiente a estos temas. Hace poco más de un año, RIOT pagó hasta 10 millones a todas las personas afectadas por discriminación de género, en activo o no.

Tendremos que esperar para ver en qué acaba toda esta vorágine de noticias, que nos tendrá a todos en vilo hasta la conclusión de este caso. Confiamos en que poco a poco todos estos casos salgan a la luz y dejemos atrás de una vez por todas estos sucesos bochornosos.