El E3 2022 se mantendrá como un evento online por miedo al covid-19 y la variante ómicron

E3 2022 online

Aun acabando de inaugurar 2022, las implicaciones de la pandemia por covid-19 parecen lejos de terminar. Unas Navidades plagadas de nuevos contagios, confinamientos y precauciones que recuerdan a un tiempo pasado que definitivamente no fue mejor, nos recuerdan a una vieja normalidad familiar. El mundo del videojuego no es excepción, y en vistas a una recuperación todavía lenta de la variante ómicron del covid-19, los promotores de la Electronic Entertainment Expo (E3) han decidido mantener la edición de 2022 en formato online.

La noticia llega en medio de una continua controversia: el formato señaladamente caduco de una feria como el E3. Y más allá, podría suponer el empujón necesario para un cambio permanente de modus operandi.

Vientos de cambio

Dentro de la esperada conmoción que ha supuesto la noticia, lo cierto es que se siente como una suerte de «muerte anunciada». En un orden cronológico de los acontecimientos, la Entertainment Software Association (ESA) —la asociación comercial de la industria de videojuegos en Estados Unidos, organizadora del E3— declaraba en comunicado oficial: «Debido a los continuos riesgos para la salud relacionados con el COVID-19 y su impacto potencial en la seguridad de expositores y asistentes, el E3 no será celebrado en formato presencial en 2022».

Por otro lado, en declaraciones para el medio GamesBeat, afirmaban: «Estamos increíblemente emocionados en cuanto al futuro del E3 y tenemos ganas de anunciar más detalles pronto». Cabe destacar que la otrora mayor feria de videojuegos, en cuestión de números, ha sufrido varios y dolorosos golpes a lo largo de los últimos años. La salida de desarrolladoras como Sony o Electronic Arts, junto con el auge de formatos de exposición más cortos y regulares, parecen augurar vientos de cambio.

Sentimientos encontrados

Como era de recibo, las reacciones no se han hecho esperar. Fuentes cercanas al analista financiero Mike Futter habrían afirmado que la ESA abandonó sus planes para otros eventos antes incluso de que se declarara la emergencia por la variante ómicron. A raíz de esto, Futter completaba la información: «Los eventos de la ESA durante el verano pasado no fueron buenos. Y las editoras han aprendido que no necesitan pagar cantidades exorbitantes de dinero a la ESA para llegar a la prensa y a los consumidores».

En relación a estas informaciones, el periodista Jason Schreier también ha querido pronunciarse: «Creo al 100% a Futter cuando dice que la ESA renunció al E3 hace meses (…). Todo esto no es una reacción a [la variante] ómicron. Es el E3 tirando la toalla». Al igual que gran parte de la industria y usuarios, el articulista de Bloomberg manifestaba sus sentimientos encontrados: «Estoy increíblemente desanimado con el E3. Como evento global es imbatible: miles de personas relacionadas con la industria (…) en el mismo lugar (…). Lo voy a echar de menos».

Y es que, para muchos, el E3 ha sido todo un acontecimiento durante décadas. Deasarrolladores y usuarios, en presencial o en remoto, se reunían cada víspera del verano en el evento anticipado por antonomasia. Ahora, los tiempos están cambiando. De confirmarse la información de Futter, supondría un augurio de lo que nos espera en el futuro. Si la desaparición de grandes eventos presenciales en favor de otros métodos acabará siendo algo positivo o negativo, quizá todavía sea pronto para pronunciarse.