El modo PvE en Hearthstone: presente, pasado y futuro

Kaizen
El modo PvE en Hearthstone: Presente, pasado y futuro
Hearthstone también nos permite tener divertidos desafíos contra la IA.

Aunque Hearthstone se concibe como un juego en el que dos personas se enfrentan, el modo de juego PvE se ha abierto paso poco a poco. Este modo alternativo de juego permite desde conocer de forma amistosa las mecánicas del juego, hasta disfrutar de enfrentamientos diferentes, imposibles de tener fuera de él. Repasemos el pasado, presente y futuro de este modo de juego.

Los comienzos del PvE

Podemos hablar de una primera generación de PvE en Hearthstone, que vino de la mano de la primera aventura y ampliación de cartas que tuvo el juego, La maldición de Naxxramas. Hasta entonces no habíamos tenido un modo PvE al margen del tutorial que debemos superar al inicio del juego y de los enfrentamientos contra los distintos héroes en el modo práctica para desbloquearlos.

En las distintas alas con las que contaba la aventura debíamos ir derrotando a varios personajes que contaban con cartas y poderes de héroe distintos a los usuales y que proporcionaban una experiencia que no se podía tener jugando contra otro jugador. Además, dado que por su sencillez no aportaba demasiado tiempo de entretenimiento, salvo que quisiéramos rejugar algún enfrentamiento, se introdujo un modo heroico donde los rivales pasaban a ser mucho más difíciles obligándonos a enfrentarnos varias veces contra ellos y a desarrollar estrategias fuera de las convencionales del metajuego para poder derrotarlos. La recompensa que nos ofrecía era un dorso como prueba de nuestro esfuerzo.

Así pues, era un modo PvE no forzoso y que pretendía ofrecer una forma divertida de obtener cartas nuevas, a la vez que aportarnos un nuevo desafío que completar en Hearthstone.

Continúa la aventura en solitario

El modo PvE en Hearthstone: Presente, pasado y futuro

A esta aventura le siguieron más, alternándose con expansiones, con su correspondiente modo heroico. Estas nuevas aventuras intentaron avanzar más en la experiencia que tenía el jugador al realizarlas e introdujeron enfrentamientos que realmente gustaron a los jugadores, como fue el Ajedrez de Una Noche en Karazham.

Pese a todo, esta primera generación de PvE presentaba varios problemas. De un lado, una vez obtenido el dorso la aventura pasaba a ser poco rejugable por resultar repetitiva. Además, la salida de nuevas cartas hacía cada vez más fácil esta tarea, por lo que a medida que pasaba el tiempo perdía interés. Por último, requería disponer de cierta cantidad de cartas para superar el modo heroico dada su dificultad, por lo que este no era totalmente atractivo para cualquier jugador.

El PvE en la actualidad

Las aventuras han pasado a mejor vida y ahora contamos únicamente con expansiones para ampliar la colección de cartas —aunque algunas como Caballeros del Trono Helado nos hayan dejado su propia aventura—, habiendo rotado del formato estándar ya todas ellas. Es por lo que Blizzard ha querido desarrollar otra modalidad de PvE, creando así una segunda generación.

Se trata de un modo al más puro estilo roguelike que vio su nacimiento con Kóbolds & Catacumbas y su Aventura de mazmorra y que continúa de la mano de El Bosque Embrujado y la Caza de monstruos. En ambos nos iremos enfrentando a enemigos aleatorios, cada uno con sus propias peculiaridades y estilo de juego, aumentando los siguientes en dificultad a medida que avanzamos. Para poder lidiar con los sucesivos enemigos, iremos añadiendo cartas a la baraja que el propio juego nos proporciona, algunas de ellas especiales y con poderosos efectos.

El modo PvE en Hearthstone: Presente, pasado y futuro

De este modo, en la segunda generación se supera la necesidad de usar nuestras propias barajas y la escasa rejugabilidad del PvE al ser cada run distinta de la anterior, pues cambian tanto el orden de los enemigos que nos iremos encontrando como las cartas que nos ofrecerán para completar el mazo.

Futuro del PvE en Hearthstone

Este modo de juego, alternativo al principal de enfrentarse a otro jugador, parece ir ganando fuerza con el paso del tiempo. No deja de ser, si realmente se hace atractivo, una forma de preservar a jugadores descontentos con el estado del metajuego y que han perdido interés en el modo principal de juego que Hearthstone ofrece, así como un valor añadido para el título de Blizzard. Por lo tanto, seguramente se siga apostando por el PvE como un modo de juego adicional, divertido y diferente que ahora sí goza de buena rejugabilidad.

Aún así, se le puede criticar la falta de recompensas, así como la ausencia de competitividad, no habiendo ningún tipo de ranking —como sí lo hay en la arena— o forma de competir entre jugadores, que incentiven su juego y lo hagan despegar definitivamente.

El modo PvE en Hearthstone: presente, pasado y futuro
5 (100%) 3 votos