La entrevista de los martes: Álvaro Aspas, OMG! Bar

Entrevista a Álvaro Aspas de OMG

Los deportes electrónicos siguen creciendo en todo el mundo, también en nuestro país, y dicho crecimiento impulsa e invita a todo tipo de negocios a unirse a esta gran fiesta que son los eSports.

Hoy nos visita en FulleSports Álvaro Aspas, también conocido como ‘Darkored‘, copropietario de la franquicia Oh My Game! Bar con locales en Valencia, Madrid y una próxima apertura en Bilbao.

“PARA LA GENTE OMG! ES SU SEGUNDA CASA, UN SITIO DONDE SE SIENTEN CÓMODOS DISFRUTANDO DE LO QUE MÁS LES GUSTA”

Álvaro Aspas y Oh My Game!

Alejandro Navarro – Para quien no te conozca, preséntate.

Álvaro Aspas – Soy Álvaro Aspas, más conocido como Darkored en el mundillo online y soy uno de los socios fundadores de Oh My Game. Tengo treinta y dos años y durante toda mi vida he estado metido en cositas frikis de un modo u otro. Siempre me han gustado los juegos de mesa, Magic, también he dedicado parte de mi vida al poker profesional… Ahora con el mundo de los videojuegos ya no tanto como hobby si no como profesión.

¿Qué es Oh My Game!?

A.A. – La respuesta rápida sería un bar restaurante temático de los eSports, pero al final no deja de ser un centro de ocio completo para todo aquel que disfruta de este hobby. Y no sólo a aquellos que le gustan los eSports, gente que le gustan los juegos de mesa, rol, anime, juegos de cartas… Se engloba todo bajo el paraguas de los eSports por que es el concepto de moda, pero si vas a cualquiera de nuestros locales puedes ver gente disfrutando de cualquier tipo de ocio; ver una retransmisión de eSports, jugando a las cartas, jugando a nuestras consolas, ordenadores… En OMG tenemos espacio para el jugador hardcore pero también un espacio más de chillout con consolas. La gente lo siente como su segunda casa, un sitio donde se sienten identificados y donde no se sienten incómodo haciendo lo que les gusta realmente.

¿Cómo surgió la idea? 

A.A. – Prácticamente todos los socios de la empresa somos amigos y nos conocemos desde hace años. Lo hicimos en una tienda donde se hacían torneos de Magic, cuando teníamos alrededor de dieciséis años. Siempre nos rondó la idea de montar una tienda o centro similar, donde poder reunirnos y disfrutar de nuestro hobby, pero al echar números nunca terminaba de salir la cosa.

Poco a poco empezó a surgir el tema de los eSports, y la empresa en la que trabajábamos nos pidió un informe detallado sobre los deportes electrónicos para ver como estaba el panorama. Finalmente esta empresa no entró al sector, pero nosotros nos quedamos sorprendidos con los números. Además uno de nuestros socios es Luis Sevilla, Deilor, que acabó siendo coach de FNATIC ganando dos veces el campeonato de Europa y todo iba indicando que podía ser el momento de apostar por el local que tanto soñábamos.

Con la afición que ha ido creciendo los números cuadraban más, y así que nos lanzamos. España es un país muy de bares y restauración, y la gente respondió a nuestra idea. En cuanto tuvieron un lugar donde sentirse cómodos vinieron a nuestro local.

Empezasteis en Valencia y las cosas han ido bien porque acabáis de abrir otro local en Madrid. ¿Qué tal estas primeras semanas en Madrid y la acogida de los madrileños?

A.A. – La verdad es que fantástico, ha estado por encima de nuestras expectativas. Teníamos la experiencia de Valencia que costó un poquito más, pero Madrid es más grande y la localización es mejor al ser bastante céntrica. A nivel de números muy contentos para llevar tan poco tiempo. En redes sociales se puede ver que la gente visita Oh My Game! suben fotos, etiquetan a amigos etc. La sensación que tuvimos en Valencia de que la gente lo disfruta y se crea un vínculo es la misma que estamos sintiendo actualmente y es fantástico.

¿Qué planes tenéis para la marca en el futuro?

A.A. – Tenemos la inauguración del local de Bilbao el próximo 5 de mayo, que está levantando bastante expectación allí en el norte que no hay prácticamente nada de este estilo y hay mucha comunidad que le encanta este tipo de ocio.

Nuestra idea es seguir creciendo con el modelo de franquicias, puede que nos animemos a abrir otro más nosotros pero el otro día estuvimos en Expofranquicia y hubo bastante gente interesada en este nuevo modelo de negocio. Estamos muy esperanzados en ese sentido y a ver si de aquí a final de año cerramos una o dos franquicias más. Nuestro objetivo es seguir creciendo y tener un objetivo prácticamente en cualquier ciudad importante de España.

¿Qué diferencia a Oh My Game! de la competencia?

A.A. – Aunque la gente tiende a englobarlo, nosotros siempre hemos diferenciado entre centro de alto rendimiento y bar de eSports. Los CAR son el antiguo cyber supervitaminado, un sitio con un montón de ordenadores donde vas a jugar alquilando equipo. Los ingresos de ese modelo vendrán mayoritariamente de ahí, aunque también tengan servicio de barra u hostelería, pero tu core business no es ese.

Mientras en un bar de eSports es justo al contrario, nuestra principal fuente de ingresos es el servicio de hostelería. La experiencia que se obtiene es bastante distinta y el público también es distinto. A los CAR van hardcore gamers de entre dieciséis y veintidós años que busca practicar y entrenar, y a los bares vienen gente más mayor que viene buscar una diversión más social, tomar una cerveza con los amigos, etc. Además cada local es distinto y hay modelos de negocios enfocados de forma totalmente distinta. A nosotros lo que realmente nos diferencia es tener espacios muy grandes, una decoración muy pensada y trabajada y a partir de ahora tendremos un sistema de fidelización que será único en su especie.

¿Tenéis feedback de la gente que frecuenta vuestros locales? ¿Habéis incorporado alguna idea que os hayan comentado?

A.A. – Sí, siempre, de hecho es superimportante. Esta comunidad es muy particular, es gente que se comunica muchísimo, está todo el día en twitter. Se comunican contigo, ponen reseñas, todos esos comentarios tienen mucho valor, y la idea original de OMG ha ido mutando en función de lo que nos han ido pidiendo nuestros clientes. Para que te hagas una idea, OMG Valencia empezó con cuatro bocadillos y dos entrantes. La gente no sólo quería ir a picar algo mientras veía la partida, quería ir a cenar también, así que fuimos ampliando la carta hasta tener una variedad considerable que les permitiese venir recurrentemente y no cansarse de lo mismo. Siempre estamos muy atentos a lo que nos dicen.

¿Qué próximos eventos de Oh My Game! hay en el horizonte?

A.A. – Este año todavía estamos valorando el tema de Dreamhack con los organizadores, y también hacer algo en la Euskal con el local de Bilbao. Vamos probando ideas como globos sonda a ver que tal funcionan, como el torneo COLOSSUS que hicimos hace unos meses. Nuestra idea es tener repercusión e impacto a nivel nacional. A corto plazo vamos a probar diferentes modelos y ver que nos ayuda a crecer y con nuestro objetivo a largo plazo.

“las nuevas generaciones nacen con una consola bajo el brazo, los niños hoy en día quieren ser youtubers, no fubtolistas”

Los deportes electrónicos

Desde tu punto de vista, ¿cuáles crees que son las posibilidades de negocio con los eSports?

A.A. – Yo creo que hay muchas oportunidades de negocio. Siempre que nace un sector nuevo hay un montón de negocios paralelos que pueden surgir alrededor del mismo. Hemos llegado a ver fisioterapeutas especializados en eSports. Realmente hay mucho nicho que abarcar y muchos huecos por cubrir. Estamos en una época de crecimiento sinsentido. En mi opinión personal los eSports van a crecer pero lo están haciendo de una forma desproporcionada muy a la española, muy en plan burbuja. Creo que algún día se darán una hostia, pero aún así los eSports crecerán a un ritmo normal, más allá de la prisa que quiera meterle la industria. Hay relevo generacional y los jóvenes son aficionados a los eSports, y nuestra generación ya estamos aquí, poco a poco los eSports se integrarán en la sociedad, pero hacerlo con la prisa que algunos pretenden es una locura, debemos tener los pies en la tierra. Es un negocio de futuro por con calma.

¿Crees que los eSports como forma de ocio ocuparán un lugar relevante en la sociedad en los próximos años?

Seguro, es cuestión de años que los los jóvenes de hoy en día aficionados a los eSports tengan hijos y compartan su afición con ellos. Al final las nuevas generaciones nacen con una consola bajo el brazo, los niños hoy en día quieren ser youtubers, no fubtolistas. ¿Porqué no pensar que será un ocio más mainstream y no algo tan estigmatizado como estaba hace unos años? Ocurrirá.

¿Cuál es tu opinión personal respecto a las apuestas de eSports?

En mi opinión personal es un tema espinoso, básicamente porque la industria intenta asemejar continuamente los eSports con los deportes tradicionales. Aquí hay ciertas similitudes que no quieres arrastrar. Cuando un sector no es lo suficientemente grande el mundo de las apuestas se convierten en un lugar oscuro porque pueden haber amaños en las ligas que no muevan mucho dinero, las apuestas canibalizan eso, porque es más importante el flujo de dinero de las apuestas que los premios, y eso pervierte mucho el sector, y ya se han dado casos.

Además, en los deportes electrónicos hay mucho menor, y mezclar el mundo del gambling con el gaming tiene eso, que nunca vas a poder diferenciar bien a los menores de los adultos y es complejo, porque conforme más crezca el sector, más interés van a tener las casas de apuestas. Los deportes tradicionales no son de nadie, en cambio los eSports son de empresas, y estás pueden ejercer fuerza para mantener las apuestas al margen.

¿Qué es a lo que más suelen jugar los clientes del bar?

Ahora mismo es Fortnite, es una droga durísima. Hace seis meses yo entraba a la sala de PC’s y tenías gente jugando al LoL y PUBG, hace un año quizá más a LoL, pero hoy en día el 90% es Fortnite… Ya luego en la sala de consolas se siguen manteniendo los clásicos, juegos sociales, mario kart, fifa, etc.

El mundo de los videojuegos

¿Te gustan los videojuegos?

A.A. – Si claro, de hecho el mayor problema de hacerte mayor y trabajar en estas cosas es que no tienes tiempo para jugar.

¿Cual es tu primer recuerdo jugando?

A.A. – Un Amstrad que compro mi padre cuando yo era muy pequeño. Recuerdo especialmente una aventura gráfica, LOOM, para quien no la haya jugado es un juegazo a día de hoy. Me megaflipó el juego. Eras un hechicero y te daban hechizos en función de notas musicales. Si el hechizo era tejer con un orden concreto, con el orden inverso era destejer, y me quedé prendado. A partir de ahí pase a la NES, y de ahí ya creo que he tenido todas las consolas populares y más tarde al PC cuando tuve alrededor de 16 años.

¿Cuales son tus videojuegos favoritos?

A.A. – Es complicado pero mi tipo de juego favorito es el RPG. Yo creo que sin duda de los que más me han marcado han sido el Baldur’s Gate, era increíble y bastante complicado. Luego otro que también me marcó fue Skyrim, que aún sigo jugando aún de vez en cuando. Quizá también por historia The last of us, pero todos siguen una linea de rol.

¿Sigues algún eSport regularmente?

A.A. – La verdad que sí, soy muy fan del mundo competitivo del League Of Legends. Veo la SuperLiga Orange, la LCS y todo lo que se puede ver de LoL. Normalmente tengo en una pantalla supletoria streamings de competiciones.

¿Algún jugador que te guste especialmente?

A.A. – No es que me guste un jugador en concreto, pero si termino empatizando con algunos. Bjersen, Jensen, Febiven, Huni, etc. Al final siempre tienes un poco de empatía con algunos jugadores, pero no fanboy. Sólo he sido fanboy cuando Deilor estaba en Fnatic.

¿Algo que quieras contarle a nuestros lectores?

A.A. – Os ánimo a pasaros por alguno de nuestros locales. Cuando intentas explicarle a alguien lo que es un Oh My Game! no puedes explicárselo y terminas diciéndole que se pase, porque hasta que no entran y ven el ambiente no pueden sentir lo que es un OMG.

La entrevista de los martes: Álvaro Aspas, OMG! Bar
5 (100%) 3 votos