Esto ya lo hemos visto: La LEC y la maldición del Día de la Marmota

Larssen ROGUE

La segunda semana de LEC ha dejado ya varios resquicios de lo que será lo que queda de temporada. G2 Esports tropieza contra Schalke, Misfits y Fnatic decepcionan a sus fans, MAD Lions brilla… es algo que parece ser que ya lo hemos vivido anteriormente.

Algo parecido ocurría en la película «Atrapado en el tiempo«, aunque la mayoría la recuerda como «El día de la marmota«, dónde el protagonista estaba condenado a vivir el mismo día una y otra vez hasta volverlo completamente loco. Es una idea que parece rondar en la máxima competición europea conforme ha ido avanzando la jornadas.

G2 empieza muy bien, pero cae ante Schalke 04

Esta es, posiblemente, la señal más clara de que se está viviendo en un bucle; G2 estaba arrasando en su primeros días de competición, hasta que el invicto se lo quitó un club que gracias a esta victoria siguieron hacia arriba: Schalke 04.

La temporada pasada, los de Dylan Falco alcanzaron Playoffs en la última jornada tras realizar una miracle run que comenzó justo después de la victoria ante los samuráis. No obstante, cabe recalcar que actualmente van bastante bien y podrían permitirse perder algunas partidas.

Rogue es el mejor de la liga regular de LEC

Algo que era muy claro durante la pasada temporada era la supremacía de los pícaros en la liga regular. Si había alguien que podía parar una máquina llamada G2 Esports era Rogue, que posiblemente siguen siendo uno de los mejores equipos del mundo si hablamos de partido único.

La clave siguen siendo las mismas: Un midlaner a la altura de los más grandes y tirador capaz de parar a cualquier maquinaria. No obstante, hay un factor que se sale de este bucle, y es su Toplaner. Andrei «Odoamne» Pascu ha sido un fichaje excepcional para los pícaros, ya que su está jugando su rol de weakside a la perfección.

MAD Lions brilla en LEC y da esperanzas para encuentros internacionales

Los leones son los que más están calcando la temporada anterior, ya que las claves del equipo son prácticamente las mismas: Norman «Kaiser» Kaiser y su influencia en todo el mapa. Además, el trabajo del jungla y el toplaner son bastante buenos para ser nuevos.

No obstante, esperemos que no acaben tan mal como la temporada anterior y Elyoya sea una baza principal en el equipo. Sobre todo, esperar a que mantengan el nivel regular durante toda la temporada, ya que el año pasado acabaron desinflándose conforme llegaba octubre.

Fnatic y Misfits decepcionan a sus seguidores

Si hay algo que sabe hacer bien Fnatic es hacer sufrir a sus seguidores, y con razón. Con la salida de Martin «Rekkles» Larssen, el equipo está mucho más perdido que de costumbre y se ve reflejado en la grieta. No obstante, recordemos cómo es este equipo y lo normal que es ya para ellos llegar bastante justos a Playoffs y acabar en la final contra G2.

Por otra parte tenemos a Misfits, que por segundo año consecutivo tiene todas las papeletas para llevarse el premio «Parecía que sí». Los conejos comenzaron muy bien la temporada ganando a Fnatic y manteniendo muy buen nivel, pero la segunda semana ha dejado bastantes agujeros que tapar para el club franco-americano.

No lloréis por Astralis, ya están muertos

Por último, pero no menos importante, tenemos al nuevo equipo de Astralis anteriormente denominado Origen. Este equipo le viene como anillo al dedo el dicho de «Mismo perro, distinto collar«, ya que siguen siendo el mismo equipo irregular que hace una temporada.

Aunque los jugadores, cuerpo técnico e incluso marca del equipo cambie, su juego sigue siendo bastante pobre y con fallos garrafales de primero de League of Legends. No obstante, habrá que esperar si todas estas narrativas siguen ocurriendo a lo largo del año y si sabremos desde un principio que Corea volverá a dominar el mundo.