G2 queda eliminado del Valorant Challengers 1

G2 Esports Valorant

Ayer la escuadra de Valorant de G2 Esports quedaba eliminada en el primer clasificatorio para la segunda Masters. Esto, que ya de por sí es un golpe duro para la organización, tiene una carga narrativa y unas implicaciones que es difícil dejar de lado para los aficionados de Valorant.

Una reputación contra las cuerdas

G2 es de los pocos equipos que puede presumir de tener ya una historia en el corto tiempo que el shooter de Riot Games lleva en activo. Su dominio en Europa llevó a todo el mundo en el pasado 2020 a mirar más allá de su región. A tratar de encontrar un rival para los samuráis, ya que en su propio continente nadie había desafiado su estatus.

En la actualidad, desde el tropiezo contra Team Heretics en semifinales, no han conseguido levantar cabeza. Una victoria en el torneo amistoso de RedBull tranquilizaba a los fans tras la incorporación de zeek. Pero cuando llegó la hora de la verdad, NiP les dió una dosis de realidad, dejándolos fuera de la primera Masters celebrada en Europa.

Se puede debatir largo y tendido acerca de la dominancia que ejerció G2 en Valorant en su día, y como es mucho mejor para la escena en general que haya rivalidades definidas pero volátiles para dar mucha más expectación a las finales de los eventos importantes. Pero saltan las alarmas cuando ni siquiera puedes asistir a los eventos importantes.

Es normal que con la experiencia previa de los jugadores, estos destacasen en los primeros compases, y que luego habría equipos que darían un salto y se pusieran su nivel. Lo que no se esperaba era que G2 pasase de ser el indiscutible campeón a ser la sombra de lo que fue y ni siquiera asista a los eventos más importantes de la región.

Ya ha desperdiciado su primera bala y no estará en el Main Event de la primera Challengers. Les queda una, para recuperar su orgullo perdido y para poder optar a viajar a Islandia a pegarse contra los mejores, como tanto deseaban en el pasado.

Mirar hacia el futuro

Los jugadores ya han anunciado que viajarán la semana que viene a las instalaciones de G2 para hacer una bootcamp. Esto son buenas noticias, ya que el trabajo en persona suele pagar mejor sus dividendos. Con Astra en el meta y la incorporación de zeek que no termina de carburar, tienen muchos temas pendientes. Además, se especula que dentro de poco habrá una nueva incorporación al equipo técnico. Si se acaba confirmando, las condiciones serán ideales para que los samuráis clasifiquen de una vez por todas a la Masters, y vuelvan a ser los de siempre.