Ghost y Canna protagonizan las primeras polémicas de la pretemporada en la LCK

Ghost DWG KIA

No cabe duda de que la época de pretemporada es tan divertida para los aficionados como trabajosa para quienes nos dedicamos a reportarla. Los meses que preceden a otra remesa de competición brillan por su caos y su movimiento incesante. Una tormenta perfecta a la que ya parecemos habernos acostumbrado. No obstante, en ocasiones, lo que deberían ser simples transacciones se convierten en auténticos culebrones, tal y como ha ocurrido recientemente con Jang «Ghost» Yong-jun y Kim «Canna» Chang-dong, protagonistas de las primeras polémicas de la pretemporada en la League of Legends Champions Korea (LCK).

Como no podía ser de otra forma, sendos conflictos han aflorado por desavenencias contractuales, y con el mismo equipo como protagonista: Nongshim RedForce. La organización de los fideos instantáneos, que en apenas una semana se ha desecho de su plantilla al completo, parece dispuesta a romper la banca en Corea con incorporaciones verdaderamente ambiciosas. Gwak «Bdd» Bo-seong ha sido el primero de los fichajes, en un intercambio de fichas por Han «Peanut» Wang-ho con Gen.G. Ahora, las miras están puestas en el toplaner y el tirador de T1 y DWG KIA, respectivamente. Fichajes de primer nivel cuya negociación está siendo más convulsa de lo esperado.

Poderoso caballero

Como entonaba el poeta Francisco de Quevedo, el dinero, para bien o para mal, sigue mediando nuestras vidas. Y ha sido por dinero que el mismísimo DWG KIA se ha visto inmiscuido en un conflicto de intereses con Nongshim RedForce, a raíz de un comunicado por parte de Jang «Ghost» Yong-jun en su cuenta personal de Facebook, acusando indirectamente a Nongshim de «haberle mentido» y «haberle hecho perder tres días de su preciado tiempo».

Poco después, el director general del Nongshim RedForce, Oh «Evans» Ji-hwan, publicó un comunicado buscando aclarar la situación. Según palabras de Evans, y aunque transmitieron que les sería difícil poder alcanzar el salario demandado, su acercamiento personal al jugador fue interpretado en forma de asunción acerca de que sí aceptarían a pagar las cifras iniciales. Las informaciones de Nongshim apuntan a que no se habrían puesto en contacto con el jugador después de la primera negativa.

Poco después, el jefe de operaciones de DWG KIA, Lee Joon, respondía duramente sobre que Nongshim RedForce habría «adulterado la situación con acusaciones de manipulación y secuestro». Según el COO, el equipo habría intercedido por Ghost dado su estrés actual, y no para torpedear un posible fichaje. La falta de interés de acerca de la cláusula de rescisión por parte de Nongshim les dio a entender que habían terminado de negociar por el salario del jugador, mientras acusan a su cuerpo técnico de haberse puesto en contacto con él en privado.

Tan irónico como suena, hay rumores que apuntan a que sería el propio Seo «deokdam» Dae-gil —ex tirador de Nongshim RedForce— el sustituto de Jang «Ghost» Yong-jun en DWG KIA / Fuente: LCK

Tender puentes

Como suele ocurrir, las situaciones complicadas suelen acabar siéndolo más todavía. Por la parte de DWG KIA, así como la del propio Ghost, se ha seguido acusando a Nongshim RedForce de intentar manipular las negociaciones, ya que, tal y como afirman, «si tales problemas financieros existieran y el equipo fuera consciente de ellos, las negociaciones con Ghost nunca deberían haberse intentado, en primer lugar«.

Ambas versiones de la historia podrían ser válidas, y así parece haberse confirmado después de que el cruce de acusaciones se haya saldado con un notificación conjunta en la que los dos equipos lamentan la desagradable situación: «Nos gustaría anunciar que ambas partes hemos hablado en persona y hemos aclarado todos los problemas de comunicación». Sea o no verdad, lo cierto es que ninguna de las dos organizaciones se antoja inclinada a abrir frentes de guerra a estas alturas tan tempranas del mercado.

Tal y como inauguraba esta sección, «poderoso caballero es don dinero», y no es descabellado que ambos conjuntos hayan llegado a la conclusión de lo desafortunado que sería rechazar una transacción potencial mutuamente beneficiosa por meras desavenencias.

Libertad, peligrosa libertad

El otro nombre propio que ha resonado ha sido el de Kim «Canna» Chang-dong, flamante toplaner de T1 y llamado a ser el sucesor espiritual de Kim «Khan» Dong-ha en la LCK. Según su agente, el jugador se encontraría en una suerte de «limbo» entre negociar un salario deseado para 2022, encontrar otros equipos que pudieran alcanzar su cláusula de rescisión y negociar con T1 para una posible renovación. Cabe destacar que, aunque Canna todavía tiene contrato con T1 para 2022, se acordó una posible renegociación de su salario para finales de este noviembre.

Según un acuerdo verbal con el ex jefe de operaciones de T1, John Kim, lamentablemente fallecido el pasado verano, se le habría prometido a Canna su liberación como agente libre de no llegar a un acuerdo sobre el salario para 2022. Los primeros conflictos habrían llegado a raíz de presuntas peticiones por parte del jugador a T1 para declararlo transferible, tanto durante como después de los Mundiales, lo cual habría entorpecido el trabajo del equipo. Una investigación por parte de la agencia de Canna habría desmentido dichas informaciones; el jugador solo habría hablado de su situación contractual con el director general, Choi «Polt» Seong-hun, en una ocasión, tras las semifinales de Worlds —una vez que el equipo ya había sido eliminado—.

Al parecer, la intención del jugador sería quedarse en T1, mientras que el equipo se habría mostrado intransigente en relación a su salario y habría insistido en la opción del traspaso.

La salida de Kim «Canna» Chang-dong de T1 podría convertirse en uno de los megatones de la pretemporada, después de que todo apuntara a que se alzaría como uno de los grandes baluartes de T1 / Fuente: LCK

Galimatías

A partir de aquí, la agencia de Canna se habría puesto en contacto con una organización, apelada en el comunicado como Equipo D, a la que T1 no habría dado su beneplácito. Por contra, sí que habrían recomendado el traspaso al denominado Equipo N, quienes ya habrían contactado con T1 para acordar las sumas de la cláusula de rescisión y el salario. Sin embargo, la oferta del Equipo N apenas se acercaba a la del Equipo D, por lo que la agencia del jugador se negó a aceptarla, en primera instancia. El Equipo N, entonces, habría presionado a la agencia con afirmaciones falsas sobre la posibilidad de acordar un traspaso sin la firma del jugador, acción confirmada como ilícita por la secretaría de la LCK.

La situación parece ser aún más complicada. Según las reglas actuales de la LCK, un traspaso entre equipos de la misma región puede realizarse sin la firma del jugador. No obstante, la falta de acuerdo por su salario para 2022 no permitiría una adhesión directa a dicha regla. La agencia ha lamentado la situación y que T1 haya incumplido su promesa de mantener a Canna en su equipo. A raíz de una entrevista entre el medio Inven Global y Riot Korea, T1 le habría dado permiso a la agencia de Canna para negociar personalmente el traspaso del jugador, y el acuerdo entre T1 y el Equipo N aún no se habría ratificado, dadas unas condiciones peores comparadas con las del anterior contrato.

Equipo de incógnito

El pasado 22 de noviembre, tras las últimas declaraciones de la agencia de Canna y Riot Korea, el director general de T1, Polt, atendió una rueda de prensa para aclarar la situación. En ella, aludió a tres puntos principales: la imposibilidad de probar el acuerdo verbal entre Canna y John Kim, las continuas peticiones por parte de Canna en relación a un posible estado de agencia libre —por lo cual T1 habría estado determinado a traspasarlo—, y la ratificación de que, aunque se le dio libertad al jugador para negociar, la decisión final reside en la propia organización de T1. Finalmente, aprovechó su acercamiento a los micrófonos para lamentar las acciones de la agencia y asegurar que desde el equipo están haciendo todo lo posible por velar por los derechos y los intereses del jugador.

Para finalizar este episodio del culebrón, Nongshim RedForce —el Equipo N— ha querido pronunciarse en un comunicado oficial vía Instagram, en el que afirmaban haber llegado a un acuerdo por el traspaso de Canna el día 19 de noviembre. Según la organización de los fideos, la cifra ofrecida por el traspaso habría sido 1,5 veces mayor que la de otros equipos y, en concordancia con las normas, habrían ofrecido un salario 1,8 veces mayor al original, en su primera negociación el día 20 de noviembre.

Sea como fuere, se avecinan vientos de cambio para el que parece casi confirmado como otrora toplaner de T1. Por su parte, la organización semifinalista de los Mundiales cerraría así su operación salida, desechando del todo su proyecto de plantilla de diez jugadores y quedándose únicamente con Choi «Zeus» Woo-je, Moon «Oner» Hyeon-joon, Lee «Faker» Sang-hyeok, Lee «Gumayusi» Min-hyeong y Ryu «Keria» Min-seok, como quinteto titular.