Heroes of the Storm. Adentrándose en la tormenta

Introducción a Heroes of the Storm y breve comparación con otros juegos del género MOBA.

Simone Solitaire
heroes-storm-header

Heroes of the Storm (HotS) es un videojuego de Blizzard Entertainment que ya desde antes de su lanzamiento oficial en junio de 2015 ha mantenido una gran expectación entre diversas comunidades de jugadores. Revisando sus características muchos podríamos catalogarlo como MOBA o ARTS al igual que el resto de juegos que se originaron a raíz de Defense Of The Ancients, pero su compañía creadora siempre ha tratado de marcar diferencias sobre el resto al denominarlo hero brawler.

Rompiendo las expectativas del género MOBA

A priori, Heroes parece un ejemplo más del género MOBA: Juego gratuito o free-to-play, en el que equipos de cinco jugadores compiten con el objetivo de alcanzar la base enemiga y destruirla, controlando cada uno un personaje que cuenta con cuatro habilidades activas y una habilidad pasiva. Sin embargo, ¿qué es lo que lo hace diferente?

Rápido y entretenido

Las partidas son más cortas, por lo que el juego resulta más rápido y dinámico. La media de las partidas ronda los veinte minutos, por lo que los jugadores suelen mantener su interés durante toda la sesión de juego.

Trabajo en equipo

Existen mecánicas de juego muy centradas en el juego en equipo, tales como la experiencia compartida o las diferentes misiones y objetivos propios de cada mapa, lo que acentúa el sentimiento de equipo y deja a un lado posibles riñas entre jugadores aliados.

Héroes legendarios

El plantel de personajes resulta ser uno de los reclamos más llamativos del juego, siendo todos ellos personajes conocidos procedentes de anteriores franquicias de Blizzard, de la talla de Warcraft, Starcraft, Diablo y la nueva y popular IP de la compañía, Overwatch. Sus, a día de hoy, casi setenta personajes jugables están clasificados en cuatro grupos diferentes en función de su rol, y consiguen que Heroes sea el punto de encuentro de jugadores procedentes de otras sagas, así como el nexo de unión entre el resto de juegos que componen el ecosistema de la empresa californiana.

Sistema de talentos

La creación de builds, o equipamiento de los personajes, se basa en un sistema de talentos en el que los héroes optan por una mejora de su set de habilidades al subir de nivel, a elegir normalmente entre tres o cuatro opciones. A pesar de generar flexibilidad sobre las opciones de un mismo héroe para distintas partidas, el sistema resulta ser muy simple y estático frente a mecánicas similares de otros juegos como League of Legends o Dota 2, en los que se basan en un amplio abanico de objetos genéricos y accesibles a todo el plantel de personajes, lo que aumenta enormemente la variabilidad de los personajes, adquiriendo en ocasiones roles para los que en un principio no fueron diseñados.

Cada personaje cuenta con una serie de talentos que podrá adquirir a medida que progrese en la partida.

Solamente el comienzo

En definitiva, es un juego que se basa en las pautas marcadas por Dota años atrás pero que trae ciertos aspectos que lo hacen brillar con luz propia. Estamos ante un juego más simple que sus contrapartidas más cercanas, pero sus mecánicas apuntadas hacia el juego en equipo lo convierten en una opción más divertida y amena. ¿Es sin embargo eso suficiente para mantenerse a la altura de otros juegos competitivos? Los datos parecen indicar que no. Blizzard ha intentado corregir el rumbo inicial de su juego con diversas modificaciones, siendo la más sonada la actualización 2.0 que Heroes sufrió en abril de 2017. Y ni que decir tiene que esto sólamente es el comienzo. Será cuestión de tiempo saber si el futuro le deparará un asiento entre los gigantes del deporte electrónico.

Heroes of the Storm. Adentrándose en la tormenta
5 (100%) 1 voto