La LCS vuelve a los eventos presenciales para el próximo MSI

Finales presenciales LCS

La LCS vuelve por todo lo grande a los eventos presenciales tras más casi dos años de competición online. Se organizará una especie de fase de playoffs entre los seis primeros equipos de la liga norteamericana para ver quien se clasifica para el próximo MSI organizado en Reikiavik.

Mid Season Showdown será el nombre que recibirá este evento presencial con el Teatro Griego de Los Ángeles como lugar protagonista, aunque por desgracia no tendrá público. Comenzará el próximo 20 de marzo y acabará el 10 y 11 de abril en el mismo lugar.

Formato de la LCS similar al de LEC y el MSI como premio

En cuanto al formato, la LCS sigue la estela de la fase de playoffs de LEC: Entre los seis clasificados, el primero se enfrentará al cuarto, el segundo contra el tercero y el quinto y el sexto esperarán. Los perdedores de estos partidos tendrán una segunda oportunidad a través del Loser Bracket contra los dos últimos clasificados hasta llegar a la final.

Como recordatorio, los equipos que jueguen esta eliminatoria tendrán la obligación de seguir los protocolos sanitarios de cara al coronavirus. Los equipos y sus respectivos jugadores pasarán varias veces por ciclos sanitarios con PCR y cuarentena nada más llegar al lugar y una separación de cada uno de estos en el lugar del evento.

Cloud 9 parte como favorito para ir a Reikiavik

Cloud 9, 100 Thieves, TSM, Team Liquid, Evil Genuises y Dignitas serán los equipos que luchen por una plaza en el próximo MSI que se celebrará en Reikiavik. Tras acabar esta primera fase regular como primeros, los de Perkz son claros favoritos a viajar a Europa y tener la oportunidad de enfrentarse al club de su vida.

No obstante, ya sabemos como de disparatada que es la LCS y las vueltas que puede dar la liga de un momento a otro. TSM dependerá de que lado caiga la moneda y si su rookie Lost está en su mejor día o no. Team Liquid rezará por que Jensen y Alphari cumplan con su nivel y 100 Thieves lo darán todo para ser la sorpresa del split.