El paso del tiempo en los deportes electrónicos

0
33
Edad deportes electrónicos

La edad es ese enemigo al que todo ser vivo se enfrenta y que no tiene un rival que pueda derrotarla. Por mucho que intentemos combatirla, siempre nos acaba ganando, es ley de vida. Es una caprichosa de la que es imposible deshacerse. Pero también es algo a lo que hay que abrazar, ya que, si no creciésemos, perderíamos la esencia de ese don llamado vivir.

Uno de los mayores problemas del paso del tiempo es cómo limita algunas acciones que, hasta el momento, eran normales en nuestro día a día. Mover un mueble, hacer un mate en una canasta, conducir un vehículo a una gran velocidad o los reflejos a la hora de jugar son acciones que no podemos realizar igual cuando somos adolescentes que en nuestra edad más adulta.

Hay ocasiones en las que es posible superar esa barrera del paso del tiempo. Por supuesto, no es una tarea sencilla. Una de las claves para lograr tal hito es abrazar la cultura del esfuerzo. Pasar por encima de las limitaciones que merman la capacidad de seguir adelante es el objetivo que buscan cumplir esos jugadores. Algunos incluso han conseguido acabar con ese mito. En deportes tradicionales, tenemos el ejemplo de LeBron James, quien a sus 35 años ha ganado un nuevo anillo, o Cristiano Ronaldo, futbolista que ha marcado 42 goles en 42 partidos con casi 36 años. Estos deportistas son dos de las grandes referencias que siguen siendo referencias en sus respectivas disciplinas.

Dev1ce, jugador de Astralis / Imagen vía: HLTV

En los deportes electrónicos se considera a la edad como una enemiga que, de modo efímero, acaba con la carrera profesional de los jugadores. A partir de los 24 años, los jugadores empiezan a ser considerados mayores. Pero el paso del tiempo no siempre afecta al nivel mecánico que ofrecen los jugadores en su profesión. Así, encontramos los ejemplos de Nicolai Reedtz «dev1ce», jugador de Astralis en la división de Counter-Strike: Global Offensive, uno de los mejores del mundo a sus 25 años. En el caso de League of Legends, la gran referencia es Lee Sang-hyeok «Faker», considerado el mejor de la historia y con una calidad que pocos han conseguido llegar a alcanzar.

Se tiene por creencia que, en el mundo de videojuegos competitivos, los jugadores más maduros son los que menos reflejos poseen. Esto lleva a algunas personas a pensar que los más jóvenes son aquellos que ofrecerán un mayor rendimiento. Si bien es cierto que hay una necesidad de ofrecerles oportunidades para fomentar su crecimiento, no es algo completamente imprescindible.

Muchas veces se presume que los jugadores abandonan su carrera profesional por el avance de su edad, algo que puede implicar la pérdida de sus reflejos. Pero hay muchos de ellos que no se retiran por su longevidad, sino por problemas dentro de su mente. Encontramos casos muy graves como el de Lee Min-ho «Crown», jugador vapuleado por una gran depresión. Y es que el League of Legends acaba consumiendo más de lo que parece. Muchos han sido los que han admitido que su mente no ha resistido estrés que produce el nivel competitivo del juego, por lo que lo más sano para su salud era abandonar el barco.

Crown, jugador retirado / Imagen vía: LoLEsports

A lo largo de los años, los deportes electrónicos han demostrado que no son estáticos, sino que avanzan progresivamente. Cada poco tiempo se introducen parches que llegan incluso a cambiar por completo la manera en la que se juega. Uno de los principales deberes de los profesionales a la hora de jugar consiste en estudiar las diferentes novedades que se introducen dentro de los juegos. Esto concluye en una extenuación de la mentalidad de los mismos jugadores.

Por ello, algunos miembros de los deportes electrónicos deciden que una retirada a tiempo es algo beneficioso para su salud. Otros concluyen en que dar un paso atrás y jugar con los más jóvenes. Incluso han llegado a adoptar un rol de entrenador, les permite seguir viviendo su sueño sin consumir su calidad de vida. En este punto encontramos a Bora Kim «YellOwStaR», apoyo y entrenador de LDLC, o Hendrik Méndez «Karakal Jr», quien fue apoyo y entrenador en Vodafone Giants Academy. Todo esto demuestra que quizás ha llegado la hora de ensalzar la figura del jugador más veterano.

A la vista queda que el cambio de generación por el nivel mecánico de los jugadores más veteranos no es una verdad completa. Aunque siempre llegan nuevos talentos, no hay que olvidar que tenemos muchos miembros de mayor edad que todavía están a un nivel mundial. Disfrutar de jugadores del nivel de Martin Larsson «Rekkles» o Kim Hyuk-kyu «Deft» es algo que deberíamos aprovechar y agradecer. Lo que queda claro es que, con esfuerzo y afán de superación, es posible hacer que la batalla contra la edad se alargue unos años más.