La LCS y su apuesta por el desembolso de dinero

0
23
LCS

“La cantera siempre será mejor que la cartera”. He escuchado esa frase en multitud de ocasiones desde que mi más tierna infancia. Por aquel entonces no entendía el porqué de tal afirmación. Es más, he de reconocer que, a día de hoy, sigo sin encontrar sentido a esas palabras. Y es que parece que las personas sienten una cierta molestia hacia aquellos clubes, ya sean relacionados con el deporte tradicional o con los deportes electrónicos, que gastan grandes cantidades de dinero en sus fichajes.

Cantera contra cartera

Hace años escuché este tipo de críticas sobre el Real Madrid Club de Fútbol. En el año 2000 comenzó la conocida «era galáctica» con la llegada de Florentino Pérez a la presidencia. Esta plantilla se formó con jugadores que ya poseían un gran renombre a nivel internacional, entre los que se cuentan a Figo, Zidane, Beckham o Ronaldo, entre otros. La política de este proyecto era sencilla: conseguir un gran éxito financiero a nivel internacional gracias a la marca de estos jugadores. Esto se tradujo en que el Real Madrid se convertiría en el club más rico del mundo en la temporada 2005/06.

Aparte del éxito económico, también consiguieron traducirlo en trofeos para un club que pasaba por una mala racha. Dos Ligas Españolas, dos Supercopas de España, una Copa Intercontinental, una Liga de Campeones de la UEFA y una Supercopa de Europa. A pesar de su posterior declive, Florentino Pérez demostró que la compra de grandes estrellas tiene grandes probabilidades de finalizar con éxito.

En cambio, otros conjuntos como el Fútbol Club Barcelona, han destacado por su cantera. De la Masía han salido jugadores de talla internacional como Iniesta, Xavi, Piqué o Messi. A base de apostar por el talento joven que han desarrollado a lo largo de los años, el club catalán se ha consolidado como una de las mayores potencias del fútbol internacional.

El futuro de la LCS pasa por la billetera

Otra región que ha comenzado con esa política es la norteamericana. La League of Legends Championship Series (LCS) ha sufrido durante los últimos años. Tal es así, que muchos jugadores han decidido que NA sea la región en la que pasen sus últimos días de vida competitiva. Así, han desembolsado grandes cantidades de dinero a cambio de componentes que no han terminado de ofrecer buenos resultados. Y es que estos conjuntos no han mostrado un gran nivel ni dentro de su propia liga ni a nivel internacional. Por ello, dentro de las grandes potencias, Norteamérica se ha convertido en la que peor nivel ha ofrecido al mundo.

Perkz pondría rumbo a Norteamérica tras salir de G2 Esports / Imagen vía: LoLEsports

Al igual que en fútbol, el League of Legends competitivo también ha tenido los equipos que han decidido apostar por la cantera y otros por gastar su dinero en jugadores. Una de las regiones que destacaron por ese derroche fue la League of Legends Pro League (LPL). Los equipos del servidor chino apostaron por jóvenes jugadores coreanos, ya fuera desembolsando grandes cantidades de dinero o haciéndose con sus servicios cuando más jóvenes eran. Esta jugada ha significado dos campeonatos mundiales consecutivos para la LPL.

Sin embargo, los equipos de la LCS han decidido que ha llegado la hora de poner punto y final a esta narrativa. Los conjuntos norteamericanos han comenzado a desembolsar grandes cantidades de dinero por jugadores de talla mundial con el fin de conseguir una gloria que, a ojos del mundo, nunca existió. De este modo, jugadores como Barney Morris «Alphari» o Luka Perković «Perkz» han decidido cruzar el charco para unirse a Team Liquid y Cloud9, respectivamente.

Todavía queda mucho por ver. La Temporada 11 aún no ha arrancado, por lo que todo lo que se pueda decir de estos equipos son meras especulaciones. Sin embargo, las inversiones que se están produciendo en la LCS invitan al optimismo. Tan solo queda analizar el desarrollo del ecosistema y descubrir si los grandes desembolsos en jugadores de tal calibre, dan tan buenos resultados como al Real Madrid de «los galácticos» o se convertirán en otro capítulo de la historia perdida de Norteamérica.