¡Neat vuelve a ganar la eLaLigaSantander!

Neat campeón eLaLigaSantander

La temporada regular de la eLaLigaSantander 2020/2021 ha llegado a su final. Tras muchos meses de competición, este fin de semana se ha decidido todo en una doble jornada de puras emociones, tensiones e infartos. Un título que ha ido a parar a las oficinas del Team DUX Gaming, con un Neat que ha logrado un histórico bicampeonato.

Neat, el presente y futuro de FIFA España

Lo de este chico no tiene hombre. Si el año pasado se proclamó campeón de la eLaLigaSantander sin representar a ningún club de fútbol profesional (pertenecía a QLASH_Spain), en esta ocasión ha levantado el trofeo defendiendo los colores del ‘Pucela’ y del Team DUX Gaming.

Una gesta muy difícil de repetir. Con 17 años, Neat ya tiene un back to back y el reconocimiento nacional e internacional. El joven malagueño venció a Pepeelbotellu, jugador de S2V y del Sevilla FC, en la Gran Final de la eLaLigaSantander. Una dura final, puesto que Pepeelbotellu, que venía por el lado del Loser Bracket, venció el primer encuentro.

Un nuevo título que refuerza la posición del joven talento de DUX Gaming, quien tiene ahora por delante el top ocho de la eChampionsLeague y las FIFA Global Series para cerrar una histórica temporada de FIFA. Veremos si consigue engordar su lista de títulos, porque aún le esperan grandes retos por delante.

La deportividad, la amistad y los valores

Si algo ha destacado en esta eLaLigaSantander es el compañerismo, la amistad y el fairplay. El caso mas evidente fue el de Zidane 10 y Gravesen. El asturiano, que tuvo un error en la selección del draft, fue eliminado del torneo. Zidane, que había perdido 0-3 en el encuentro de ida, quería seguir jugando pese a ello. Un noble gesto que se consumó en un abrazo de despedida.

El dolor y la decepción de no pasar a la final del Winner Bracket fue doloroso para Pepeelbotellu, quien recibió el cariño de Neat, su verdugo en esa eliminatoria. Durante toda la eLaLigaSantander, todos los jugadores demostraron una serie de valores increíbles, demostrando que más allá de la competición hay buenas personas. Y eso es lo que más cuenta.