La obstinación de EA Sports: solo importa FIFA Ultimate Team

Alberto Valero
EA Sports está demasiado centrado en Ultimate Team de FIFA

No es novedad que EA Sports es una de las empresas más grandes del mundo de los videojuegos. Cada año genera títulos de diferentes géneros, pero hay uno que se repite cada temporada y aún así obtiene números millonarios en sus ventas: FIFA. El simulador de fútbol virtual lleva más de dos décadas en el mercado, pero en las últimas fechas la polémica con respecto a sus actuaciones se ha incrementado. Y es que, mientras siguen actualizando información sobre el nuevo FIFA 20, crecen las dudas con respecto a su interés.

Cada juego, una actualización

Nadie puede criticar que EA busque ganar dinero. Perseguir el beneficio económico es lícito por parte de cualquier empresa. Pero lo cierto es que hace más de tres años que cada nuevo FIFA es prácticamente igual que el anterior. El salto a la nueva generación, que podríamos decir que se produjo con la salida de FIFA 15 y FIFA 16, era necesario. Había que sacar nuevos títulos con todas las novedades a nivel técnico y de jugabilidad necesarias. Sin embargo, las posteriores entregas son casi idénticas a las previas, y es ahí donde las criticas se hicieron más fehacientes.

EA siempre introduce novedades, pero nada que no pudieran hacer a través de una actualización. Sin embargo, al haberse convertido en el magnate de los simuladores de fútbol, tienen una audiencia que compra año tras año su juego, independientemente de que critiquen constantemente la actuación de la empresa y su afán recaudatorio. Por ello, la marca siempre triunfa y todos los fans, o al menos la mayoría, acaban comprándolo de nuevo.

Cambios a cuentagotas en otros modos

Y lo que es aún más serio: prácticamente todos los cambios de FIFA van dirigidos al modo de juego de Ultimate Team. En el último mes, se han hecho públicas algunas modificaciones para el título que saldrá en septiembre, como la forma de lanzar los libres directos o los penaltis. Todas ellas, si bien afectan a todo el juego, van dirigidas a seguir mejorando su modo predilecto. El que tiene más jugadores y el que más adicción genera, tanto por su nivel competitivo —muy bueno, un 10 aquí para EA Sports— como por su política de recompensas, sobres y micropagos.

Por otro lado, de cara a FIFA 20, existirá un nuevo modo de juego —ya tocaba, después de sacar El Camino con relativo éxito— de fútbol callejero. FIFA Street volverá de la mano de VOLTA, como principal atractivo del nuevo videojuego.

Pero lo criticable no es tanto su predilección por un modo de juego, sino la orfandad que sienten el resto. En especial, un Clubes Pro que, desde hace tres temporadas generó su propia comunidad, sus propias competiciones —sin apoyo, al menos por el momento, de EA— y que apenas ha recibido cambio alguno. Un par de modelos de escudos personalizados y alguna mejora de unos servidores que todos los meses generan problemas para jugar han sido las máximas mejoras.

Lejos queda el modelo de NBA2k, que permite crear tu propio escudo, subirlo como imagen, elaborar equipaciones a medida o poner tatuajes y barbas de todo tipo, algo en lo que también destaca, negativamente, el menú de opciones de Clubes Pro. O, sin ir más lejos, podrían permitir la reconexión cuando un jugador se cae de un partido.

En definitiva, EA Sports necesita reaccionar. Quizá no tenga problemas a nivel económico, pero a nivel de imagen hay ciertos elementos que contribuyen a que muchos jugadores se planteen seriamente seguir comprando el FIFA; y el más importante es la obstinación con el Ultimate Team.

La obstinación de EA Sports: solo importa FIFA Ultimate Team
4.5 (90%) 4 votos