Pokémon: La complejidad es cosa de críos

Introducción a Pokémon y visión general de su escena competitiva dentro de los deportes electrónicos.

Simone Solitaire
SC pikachu

Los 27 títulos diferentes que actualmente componen su línea principal de juegos y sus impresionantes números de ventas a lo largo de todos estos años dejan poco lugar para las presentaciones.

Pokémon es, a día de hoy, un fenómeno social y cultural a nivel mundial difícil de igualar en el mundo de los videojuegos tras su debut en 1996 en tierras niponas. Pero, ¿Qué puede aportar esta aclamada saga al mundo del deporte electrónico? Más de lo que pueda parecer a primera vista.

Lo que a priori no es más que un juego RPG enfocado a niños esconde un complejo y variado sistema de batallas por turnos que puede llegar a suponer un verdadero desafío a nivel estratégico.

Pokemon-Red-battle
La primera de muchas batallas…

Lo que se esconde bajo cada monstruo de bolsillo

Cada Pokémon cuenta a la hora del combate con cuatro movimientos, una habilidad pasiva y seis estadísticas (Puntos de Salud, Ataque, Defensa, Ataque especial, Defensa especial y Velocidad) que varían de una especie a otra. Esas estadísticas están determinadas por unas características base propias de cada especie que a su vez son modificados por dos tipos de datos distintos: los valores individuales (Individual Values, o IV) y los puntos de esfuerzo (Effort Values, o EV).

volcarona-datos
Pantalla de datos de Pokémon Sol y Luna.

Los primeros varían de 0 a 31 y están programados de forma aleatoria para cada Pokémon individualmente, lo que explica que haya diferencias entre Pokémon de la misma especie. Los segundos ascienden a un total de 510 puntos que se obtienen a raíz de los enfrentamientos en los que el Pokémon participe y que se otorgan a cada estadística en particular, pudiéndose otorgar un máximo de 252 a una misma característica. Además, cuentan también con una naturaleza que modifica dos de las estadísticas en un 10% (aumentando una un 10% y reduciendo otra el mismo porcentaje).

Haciendo cálculos

Todo este desglose de puntos y estadísticas compone las piezas fundamentales a la hora de entender la estrategia que hay detrás de los combates, pero no son las únicas: además cada Pokémon pertenece a uno o dos de los 18 tipos elementales en los que están clasificados, relacionados entre ellos por medio de fortalezas y debilidades. También pueden contar con un objeto equipado que les otorgue un efecto extra en batalla y cuentan con género (masculino, femenino o neutro) que en ocasiones puede interactuar con algunos de los movimientos o efectos que puedan surgir en combate.

tabla-tipos
Los diferentes tipos se relacionan entre sí por medio de fortalezas y debilidades. Fuente: Wikidex.

Lejos ya de los icónicos 151 Pokémon que aparecieron en la primera generación del juego, actualmente la lista asciende a 802 especies diferentes. A ellos hay que sumar los más de 700 movimientos distintos, también clasificados en diversos tipos. Por tanto, las posibilidades a tener en cuenta que pueden darse en cada combate son monstruosas.

Los escenarios competitivos de Pokémon

La escena competitiva del juego también añade algo de miga a la ecuación. Actualmente el formato oficial es el de Pokémon Video Game Championship o VGC, en el que cada jugador cuenta con un equipo de seis Pokémon diferentes de los cuales elige a cuatro de ellos para enfrentarse por parejas en batallas de 2vs2 contra los cuatro Pokémon elegidos de su rival. The Pokemon Company actualiza el formato anualmente por medio de reglas tales como la inclusión o prohibición de determinados Pokémon en la competición.

VGC-emblema

La comunidad de fans y seguidores de Pokémon es vasta y amplia, por lo que no es de extrañar encontrar muchos otros formatos diseñados por los propios jugadores que conviven con el circuito oficial. Esto ha hecho que los Pokémon reciban a su vez una clasificación por rangos o tiers ajena al juego, en función de su frecuencia de uso y potencial en los combates competitivos.

Los primeros pasos en el deporte electrónico

Su historial como deporte electrónico ha sido irregular. El primer campeonato competitivo tuvo lugar en el año 2000 con la aparición de Pokémon Stadium, para Nintendo 64, en unas primitivas batallas 1vs1 en las ediciones Roja y Azul para Game Boy. Sin embargo, esta prematura toma de contacto se vio interrumpida y no fue retomada hasta el año 2009 en San Diego, California, con la realización de la primera edición del formato VGC, tomando esta vez la edición Platino para Nintendo DS como base.

De todos y para todos

Pokémon es, en boca de algunos de sus jugadores profesionales, un juego que no requiere de gran habilidad mecánica como League of Legends o Starcraft, pero que su dificultad radica en su parte mental, tanto a la hora de componer tu propio equipo como de librar batallas contra otros jugadores. Lo que realmente hace único al juego es que en él puedan convivir los dos perfiles de jugadores, aquellos que simplemente quieren disfrutar del juego y los que quieren exprimir su capacidad estratégica y competitiva al máximo.

Mewtwo

Tenemos pues un juego con una curva de dificultad ideal, en la que es muy fácil entrar pero que alcanzar las cotas más altas de dominio requiere horas de dedicación y práctica. Pokémon es, en definitiva, un juego accesible a todos los niveles, con una perfección en su tratamiento de los nuevos jugadores y de los jugadores competidores más exigentes, lo que le otorga la verdadera clave del éxito.

Pokémon: La complejidad es cosa de críos
Vota este post