Previa LEC: Rogue y el Síndrome de Ash Ketchum

blank

Rogue siempre ha sido un gran favorito para ganar la LEC, llegando incluso este año a la final. No obstante, siempre se queda a las puertas de conseguir el tan ansiado trofeo a pesar de haber jugado bastante bien en casi todas sus partidas. Pero esta historia ya la hemos visto antes, aunque en forma de serie animada japonesa inspirada en un videojuego que encandiló a muchos de nosotros como fue Pokémon.

Las numerosas «pechofriadas» de nuestro querido Ash Ketchum nos hace ver similitudes con las últimas tragedias vividas por los pícaros en enfrentamientos europeos. Es por ello que hemos catalogado a Hans Sama y sus compañeros como el síndrome de este entrenador que por desgracia padecen desde los últimos splits.

Un Rogue inmenso en la liga regular de LEC

Si hay algo en el que Rogue es experto es el mejor de 1 y, al igual que nuestro entrenador favorito de Pueblo Paleta, su camino hasta la Liga Pokémon es casi siempre exitoso y con mucha ilusión de cara a la parte importante de cada temporada. La electricidad de Inspired y la increíble pero no siempre eficaz llamarada de Larssen hace que sean una dupla explosiva en esta LEC.

Si bien han tenido momentos críticos en algunas ocasiones a lo largo de esta temporada regular, han sabido sobreponerse a todos estos problemas y luchar juntos como uno solo. Si hay algo en lo que todos estos jugadores destaquen sobre todo, es que son una piña y en ningún momento nadie está solo. Como diría la canción de la serie: «Poder entrenar y poder desarrollar mi Don».

La LEC su Liga Pokémon y MAD Lions su último verdugo

Aunque la liga regular fuese espectacular para ambos contendientes, los resultados deben de verse reflejados en la fase final de la temporada. Al final, no te sirve de nada sacar tu mejor versión en el mejor de uno si en los momentos más importantes del torneo no juegas bien tus cartas. Así, tanto en Ash como en Rogue, el pánico y nerviosismo recorre su cuerpo cada vez que llegan al momento más importante de la carrera y tropiezan cuando tocan con la punta de sus dedos la gloria.

Perder en los momentos más importantes debe de ser frustrante, y sobre todo tras varias temporadas llegando tan lejos. Cuando llevas tanto tiempo persiguiendo algo tan grande, el miedo y nerviosismo siempre llega a ti cuando estás en el peor momento, pero sabes que eres más fuerte que eso y decides seguir adelante.

Así fue como, tras 20 años de luchas insaciables y arduos enfrentamientos, Ash Ketchum consiguió por fin su ansiada Liga Pokémon. Rogue lleva bastante tiempo persiguiendo tal trofeo, y poco a poco ha sabido sobreponerse a cada ronda y a equipos que parecían imbatibles como G2 Esports. Tal vez esta temporada sea la definitiva y por fin veamos a veteranos de la escena como Odoamne levantar el trofeo europeo, pero hasta que pase eso, habrá que seguir entrenando.