Riot quiere que la Superliga Orange tenga Segunda División en 2020

Superliga Orange de LoL

La escena española de League of Legends se enfrenta a varios cambios de cara a la temporada de 2020. Fuentes cercanas a la Superliga Orange —aún pendiente de cambio de nombre— han confirmado a Full Esports que Riot Games quiere rescatar la Segunda División en la competición española.

Esta Segunda División cambiaría mucho el panorama de la Superliga Orange actual. Se eliminaría por completo el sistema de franquicias de 10 clubes fijos para dar paso a un sistema de ascenso y descenso.

Algunos clubes a priori de segunda categoría ya han empezado a movilizarse, como es el caso de Ramboot con la entrada de sus nuevos socios: los deportistas Álvaro Morata, Dani Parejo, Álex Abrines y el youtuber Perxitaa. También acabamos de conocer la nueva unión entre G2 Esports y Arctic Gaming —reportada por Esportmaníacos—, que servirá de nuevo equipo academia y dejará descolgado a Team Heretics.

Ascenso y descenso en la Superliga Orange 2020

A esta Segunda División se accedería por dos métodos. El primero, la invitación directa, reservada para aquellos clubes más importantes. La segunda manera sería a través de un sistema clasificatorio.

Aunque en Segunda podría haber equipos academia, estos no podrán subir a Primera. Sin embargo, podría existir la posibilidad de vender la plaza a otros clubes interesados justo antes de los enfrentamientos de ascenso/descenso y volver a jugar en Segunda, buscando el beneficio económico directo.

Los equipos ganarán puntos a lo largo de los dos splits del año. Los peores clubes de Primera tendrán que defender su plaza luchando contra los mejores de Segunda, que optarán así al ascenso.

eMonkeyz, campeón de la LVP Segunda División
eMonkeyz fue el último equipo que ganó la Segunda División de LVP antes de que se cancelase, en 2017.

Los clubes españoles no están contentos

Este posible sistema está siendo muy criticado por los clubes que actualmente forman la Superliga Orange de League of Legends. Entraron en esta competición cuando era un sistema de franquicias por la estabilidad que se ofrece tanto de cara a la competición como a los patrocinadores. Sin embargo, la amenaza de bajar a Segunda hacer perder mucho valor a este nuevo sistema.

De hecho, los clubes se están uniendo para protestar ante la LVP y Riot. La propia LVP teme que suceda algo parecido con la Superliga Orange de CS:GO, donde los mejores clubes han decidido desvincularse y están en proceso de formar su propia competición. LVP debe andar ahora con pies de plomo para no perder por completo su monopolio en España.

Objetivo: Fomentar el talento nacional

Uno de los grandes objetivos de Riot Games de cara al futuro próximo es fomentar el talento nacional. Para ello, una de las nuevas condiciones de la Superliga Orange en 2020 es que cada equipo contenga un mínimo de tres españoles o jugadores que hayan participado en dos de los últimos tres splits en España. Respecto a los extranjeros que no coincidan con ese requerimiento, se podrán tener un máximo de dos.

A largo plazo, la idea es potenciar el talento nacional para que el proyecto de Mundial de naciones que se comentó hace unas semanas llegue a buen puerto. Así, todos los países con ligas potentes podrán tener buenas opciones en esa competición.

Esta nueva normativa afectará enormemente al mercado de fichajes, donde veremos cómo los jugadores españoles serán los más solicitados, inflando sus precios como consecuencia.


Este nuevo sistema de Superliga Orange que explicamos es la idea actual de Riot para 2020, pero las negociaciones están activas y aún podrían cambiar varios detalles. Habrá que prestar atención a los movimientos de clubes y liga en los próximos meses.