RNG: ¿Será el culpable del fin de Hearthstone?

Hearthstone RNG Yogg Saron

Desde el lanzamiento del juego, Hearthstone ha estado definido por un estilo de juego simple de comprender, pero difícil de dominar, donde coexistían los dos tipos principales de jugadores, los casuales, que buscan un entretenimiento sin entrar en profundidad en el juego ni dedicarle demasiadas horas y por el contrario, los jugadores más habituales, que buscan competir al máximo nivel posible y dedican muchas horas del juego para perfeccionar sus mazos y estrategias. A lo largo de las temporadas de juego, Blizzard ha introduciendo cartas y mecánicas nuevas con las que ha intentado atraer a los nuevos jugadores y los de la primera clase (consiguiendo un grandísimo resultado de 70 millones de jugadores como comentamos en el anterior artículo), pero a su vez, ha ocasionado que los jugadores de la segunda clase y en concreto los profesionales, se vean perjudicados por estas acciones y consideren que el juego ya no es tan estratégico y pierdan interés en él.

 

EL AZAR

Este es sin duda el componente que más molesta a los jugadores profesionales, dedicar largas horas a la preparación de un torneo, estableciendo una estrategia, una alineación de mazos que sea perfecta, contrarrestando las fortalezas de los rivales y elevando las propias, mientras se elige con detenimiento cada carta y que finalmente debido a una jugada producida por el azar, que se te pueda escapar el torneo en esa última jugada es algo nada agradable para los jugadores profesionales de Hearthstone.

Evolve¿A que se deben estas jugadas aleatorias? ¿Cómo se decide el resultado de estos “lanzamientos de dados” que a priori no están regidos por ninguna norma? La respuesta a estas dos preguntas reside en las siglas RNG (Random Number Generator), que es un simulador de resultados que proporciona un número aleatorio de entre una muestra de resultados posibles, trasladado al juego nos encontramos por ejemplo que en la carta de la clase Chamán llamada Evolucionar, cambia a cada esbirro de los que disponemos en ese momento en la mesa, por uno aleatorio de coste 1 más, con lo cual de entre todos los posibles esbirros de un coste superior se invoca uno al azar, ni que decir tiene, que cuando la partida está siendo completamente controlada por los jugadores y
cartas de este estilo entran en juego, cualquier tipo de planificación puede verse truncada por sus efectos. Las cartas con efecto aleatorio contienen diversos efectos como generación de esbirros, puntos de daño con objetivos aleatorios y uso de hechizos seleccionados al azar, muchos de estos efectos y de estas cartas pueden tener una relevancia clave en la partida y decidirla incluso en algunos casos.

El punto álgido de esta tendencia llego con la expansión: Susurros de los Dioses Antiguos y una de sus cartas más populares Yogg Saron es la definición más clara posible de esta nueva tendencia por parte de Blizzard, donde aparecen cartas realmente divertidas para los jugadores casuales pero que son un quebradero de cabeza para la mayor parte de jugadores de torneos, aquí adjuntamos un vídeo del jugador español del Valencia CF, ‘Evangelion’, donde muestra lo poderoso que puede llegar a ser este esbirro legendario.

La reacción de los profesionales

Recientemente hemos sabido de muchos jugadores profesionales como por ejemplo Lifecoach, el mítico jugador Alemán o Lucas “Duck” Mercader, el jugador Español que jugó recientemente con la selección nacional de HS, que están profundamente descontentos con el estado actual del juego y coincidiendo con la salida de Gwent el juego de cartas basado en el universo de la saga The Witcher han aprovechado para migrar a este juego, al menos hasta que se solucionen los problemas que ven actualmente en HS, entre los que se encuentran el alto factor de RNG y que los enfrentamientos muchas veces consideran que están definidos ya en el momento en que el se muestra que tipo de mazo lleva cada jugador, ya que hay enfrentamientos en el actual metagame del juego que son casi imposibles de ganar, o al revés, si mediante alguna jugada afortunada se consigue ganar un enfrentamiento muy desfavorable, se voltea completamente el resultado. Esta inestabilidad hace que el sector competitivo del HS esté perdiendo su emoción e interés en el juego y busque otras alternativas como Gwent.

ALTERNATIVASYogg-Saron

¿Quiere esto decir que el HS está abocado a una lenta desaparición del ámbito competitivo y que lo veremos marchitar hasta morir? Para nada, hay muchas medidas que se pueden acometer para rejuvenecer el competitivo de este juego (el sector casual como mencionamos previamente funciona perfectamente y no necesita retoques), entre las que se encuentran banear de los torneos ciertas cartas por parte de la organización, como ya se sugirió en la época pre-nerfeo a Yogg Saron y de esta forma limitar el factor “suerte” en  las partidas, otra posibilidad es ofrecer a los jugadores un sistema de baneo no solo de clases, si no de cartas donde podamos ver la eliminación por parte de cada jugador de un número de cartas que le son difíciles de contrarrestar y de esta forma se dotaría a la competición de un nuevo elemento estratégico donde habría jugadores que eliminarían cartas de un estilo más agresivo que pueden ser muy peligrosas contra su alineación y otros que por el contrario, decidirían por banear esas cartas que pueden dar la vuelta a una partida con un “lanzamiento de moneda” o por el contrario cartas clave del rival como el Subastador de Gadgetzan o Alexstrasza.

Esta medida ofrecería a Blizzard la posibilidad de seguir introduciendo cartas de un sentido más casual y del mismo modo, mantener un ámbito competitivo completamente sano y con el factor estratégico en cada partida que a todos nos encanta mientras los jugadores profesionales nos deleitan con esas jugadas increíbles.

 

RNG: ¿Será el culpable del fin de Hearthstone?
Vota este post