T1 y el F.C. Barcelona: Del éxito mundial al fin de una era

T1 y el F.C. Barcelona: Del éxito mundial al fin de ciclo

El fin de temporada ha dejado a algunos equipos lesionados de gravedad, siendo T1 en una situación cercana a la del F.C. Barcelona. A nivel deportivo están muy lejos de lo que un día fueron, además de estar teniendo numerosos problemas internos respecto a la directiva de ambos clubes.

La crisis en la que está envuelta T1 es muy próxima a lo que está ocurriendo en España en Can Barça. Los malos resultados resultantes de un juego pobre, problemas con los jugadores y enormes errores dentro de la directiva hacen que el club se encuentre en estado crítico.

Un pasado repleto de éxitos y dominio mundial de T1 y el F.C. Barcelona

Allá por el 2013, SKT T1 se hacía un hueco en la historia de League of Legends ganando el primer mundial de su club y de su país con un equipo repleto de jóvenes promesas y sobre todo, de la cantera. Una filosofía que mantuvo el F.C. Barcelona en el inicio de su despegue alrededor de 2006.

Tras un año ausente, el equipo liderado por Lee «Faker» Sang-hyeok  dio un recital de League of Legends que ha sido casi imposible de repetir hasta ahora. La llegada de Kim «kkOma» Jeong-gyun fue parecida a la de Guardiola en 2008, que revolucionó la manera de ver el fútbol y que convirtió al barça en un equipo imparable.

Sin embargo todo lo que sube tiende a bajar, y en concreto ambos equipos tienen un punto de inflexión: Samsung Galaxy y la A.S. Roma fueron los verdugos de ambos equipos de cara a la crisis que están viviendo, que aunque el juego de ambos se veía más débil antes de estos encuentros, fueron las gotas que colmaron el vaso.

Faker y Messi: El peso de ser el mejor de la historia

Uno de los grandes problemas que hemos podido observar de cerca es la ausencia de la mayor estrella que ha dado cada equipo y posiblemente su deporte: Faker para el League of Legends y Messi para el fútbol. Los números que tenían ambos en el pasado no son ni de cerca a los que poseen actualmente.

El jugar a tanto nivel durante tantos años pasa factura y se ve reflejado sobre todo en los momentos importantes. Ambos han tenido que salir del banquillo estos últimos meses por diferentes problemas, tanto por su juego como por problema directivos, y aún así no han conseguido mejorar el juego de sus respectivos equipos.

El peso que tienen a sus espaldas es tan grande que no ser un 10 cuando no puedes dar más de un 8 por diversos problemas acarrea en críticas e incluso insultos o vejaciones hacia el jugador y su equipo. El fin de sus carreras profesionales están cerca y ellos mismos lo saben, por lo que están dejando poco a poco dejando el protagonismo a las futuras promesas que puedan mantener al equipo en pie.

Resultados nefastos en los últimos meses de competición

Un factor bastante relevante en ambos clubes son los malos resultados deportivos en competiciones grandes. T1 acabó la temporada tropezando varias veces y acabando en cuarta posición en la liga regular. No obstante, perdió en la primera ronda frente a Afreeca Freecs y más tarde contra Gen. G. dejándolos así fuera del mundial.

Por otra parte, el F.C. Barcelona tropezó en el partido más importante de la liga frente al Osasuna haciendo que el Real Madrid se llevase la liga de la pasada temporada. Además perdió de forma bastante humillante frente al Bayern en Champions League, una goleada que se quedará en la retina de los espectadores por mucho tiempo.

Crisis en la directiva y en los fans de T1 y el F.C Barcelona

La directiva ha tenido bastante que ver en relación a las crisis tanto del club coreano como el barcelonés. En T1, el soporte Lee «Effort» Sang-ho filtró por error que el club iba a fichar al entonces comentarista inglés de la LCK Nick «LS» De Cesare. Un fichaje que a priori no parecía ser alarmante, acabó siendo una ola de críticas y amenazas a la franquicia por buena parte de los fanáticos coreanos. Tanto fue el revuelo que incluso sacaron a las calles de Seúl un camión en protesta por esta decisión. Finalmente, T1 se disculpó con Effort los fans pero nunca hubo disculpa público hacia LS, cosa que causó bastante molestia en occidente.

En Can Barça vino todo a raíz de, primero, los «apaños» de la directiva usando dinero del club para otros fines y, segundo, por el revuelo de la salida de Lionel Messi. Este último hizo que muchísimo fans del club blaugrana viajaran al Camp Nou para protestar por la nefasta directiva, ya que el propio Messi afirmó que no le dejaron ir por varias «trampas» en el contrato del argentino. Finalmente, Josep María Bartomeu decidió apartarse junto a la directiva y están a la espera de unas nuevas elecciones.

Las esperanzas puestas en la juventud: Clozer y Ansu Fati

Lo que parece ser todo oscuro, la juventud que llega a estos clubes es el único rayo de esperanza que tienen para el futuro. La transición generacional en T1 y el F.C. Barcelona se está viviendo ahora más que nunca, sacrificando por fin a vacas sagradas como son Piqué en el equipo azulgrana o Teddy en el club coreano. Las nuevas estrellas emergentes como Riqui Puig o Gumayusi da algo de respiro a ambos equipos y sobre todo de cara a las próximas temporadas.

Lee «Clozer» Ju-hyeon por un lado y Ansu Fati por otro son las primeras piedras de un proyecto que probablemente giren en torno a los dos jovencísimos jugadores de sus respectivos equipos. El increíble desparpajo que despiertan el midlaner coreano con 17 años y el delantero español con 18 son señales de diamante en bruto que deben ser pulidos cuidadosamente por sus clubes. Sobre todo, tendrán la misión más difícil de todas: Superar o al menos igualar el nivel de Faker y Messi, que probablemente dejen un hueco bastante grande en los corazones de los fans cuando cuelguen las botas o el ratón.