Una final anticipada – Crónica G2 Esports vs. Fnatic

G2 Grabbz

La serie entre G2 Esports y el equipo de Fnatic, como ya os adelantábamos en la previa, prometía ser el mayor espectáculo del League of Legends europeo. Y así fue. Disfrutamos de una serie repleta de acción, sobresaltos y grandes destellos de calidad por parte de los dos equipos. Os repasamos todas las claves que marcaron la serie.

Fnatic se puso por delante

Fnatic Broxah contra el equipo de G2
El equipo de Fnatic dio el primer golpe encima de la mesa poniendo el 1-0. | Fuente: Lolesports.

El primer mapa resultó un auténtico dolor de cabeza para el equipo de G2 desde el draft. Fnatic presentó una composición de presencia global con los picks de Twisted Fate, Gangplank y Nocturne. Cerrando la composición con la ya clásica botlane de Garen y Yuumi. El equipo de G2 Esports por su parte sorprendió con un Mordekaiser en la calle inferior en manos de Perkz que no funcionó en ningún momento.

Entrando ya en la partida, el equipo de Fnatic comenzó a hacer funcionar su plan de partida nada más conseguir el nivel 6 de Nemesis y Broxah, haciendo un colapso sobre Wunder y Perkz —que llegaba con el Teleport para apoyar a su equipo—, al que luego se unió Jankos. Tres asesinatos por cero a favor de Fnatic, que logró una presión muy importante desde el principio de la partida.

A partir de aquí, el resto de la partida fue un autentico calvario para G2, que no tenía daño para bajar a Garen ni tampoco podía conseguir jugadas favorables. Llegado el minuto 20 Fnatic ya comenzaba a asediar la base de G2, y cinco minutos después ya habían derribado el nexo. 1-0 para Fnatic, que se adelantaba en la serie de forma contundente.

Los vigentes campeones, contra las cuerdas

El equipo de G2 Esports afrontaba la segunda partida ya con una desventaja global en la serie. Y esto se notó durante la partida. El equipo de Perkz y compañía seguía sin despertar del todo, mientras Fnatic seguía con el cuchillo entre los dientes.

Pese a que esta partida fue mucho mas pausada, el equipo de Fnatic se veía mucho mas dominante. El marcador de oro se mantuvo equilibrado durante toda la serie, aunque era el equipo de Rekkles y compañía los que lograban derribar objetivos e ir debilitando poco a poco al equipo de los samuráis, consiguiendo también unos cuantos asesinatos en manos de sus carries. Fue una partida bastante mas larga que la anterior, pero Fnatic finalmente cerró el mapa en 30 minutos. Así, optaban al “match point” y a ganarle 3-0 a su rival, lo que, sin duda, supondría un gran golpe sobre la mesa de cara a los mundiales.

La magia de los samuráis

Perkz
Caps y Perkz, midlaner y ex-midlaner del equipo de G2. | Fuente: Lolesports.

La tercera partida, sin duda, no tuvo nada que ver con las dos anteriores. El equipo de Caps y compañía terminó de despertar y puso una marcha más en este partido. Pese a que Fnatic mantuvo una abultada ventaja en el marcador de oro el equipo de G2, Perkz y, sobre todo, Wunder iban consiguiendo asesinatos clave para posteriormente cerrar el mapa. Sin duda, el toplaner danés fue la principal condición de victoria de su equipo. La partida la ganó G2 tras un muy mal planteamiento de Fnatic intentando un Nashor cuando no tocaba. Nashor que robó Jankos, posteriormente. Los chicos de ocelote, pese a los esfuerzos de Nemesis —que fue sin duda el mejor de Fnatic— consiguieron cerrar el mapa y poner el 2-1 en el marcador, alargando la serie y evitando el 3-0.

La hecatombe del equipo de Fnatic

Llegando al cuarto mapa, las tornas cambiaban. Pese a que G2 seguía contra las cuerdas, salían con una mentalidad más positiva que la de Fnatic, que veía como se le complicaba la serie tras tener en sus manos ganar la tercera partida. Sin duda, fue un factor clave para lo que quedaba se serie.

El equipo de Fnatic optó por un Shen en manos de Bwipo que no sirvió absolutamente para nada contra la Akali de Wunder. Realmente, al equipo de Rekkles y compañía se les notó desgastados desde este punto. Los tres carries de G2 fueron muy superiores; Wunder y Perkz con cuatro kills cada uno y Caps con Syndra haciendo unos outplays espectaculares. G2 hizo lo que le dio la gana en la partida, llevándose todos los objetivos y forzando la quinta partida en menos de 25 minutos, desmoronando del todo al equipo de Fnatic.

Golpe sobre la mesa de G2

El quinta mapa realmente fue un bajón para todos los espectadores. Fue una partida en la que solo jugó un equipo: G2 Esports. De nuevo, un Kled monstruoso por parte de Wunder, Jankos en modo asesino con Sejuani, Caps con Sylas y Perkz con un Lucian exquisito. Pese al legendario pick de Kassadin por parte de Nemesis con el que reventó en su última partida en Mad Lions, el equipo de Fnatic no pudo ni escalar, ya que el partido estaba prácticamente cerrado al minuto 10.

Muchos fallos del equipo de Fnatic; la botlane acabó muriendo siete veces cada uno, Bwipo con una Akali que no supuso una amenaza en ningún momento, Broxah perdido por el mapa con todas las lineas perdiendo y Nemesis siendo campeado por el jungla enemigo.

El equipo de Fnatic terminó la partida con 0 objetivos y G2 cerró el mapa en 20 minutos, que pudieron haber sido menos si no llega a salvar Nemesis la situación. Además de esta contundente victoria, G2 volvió a romper otro récord, y es que, además de ser la segunda partida mas rápida de la historia de la LEC —recordemos que la primera también fue de G2, en su tercer mapa de la final contra Origen— también supuso la mayor diferencia de oro a minuto 15, siendo de +11680.

¿Que supone esta derrota para el equipo de Fnatic?

Esto sentencia al equipo de Fnatic a unas semifinales contra el peligroso Schalke 04, lo que dificulta su llegada a la decisiva final donde, si ganan al Schalke, se volverán a enfrentar a G2 en otro mejor de cinco para lograr su vendetta personal. Podéis seguir la semifinal el próximo sábado 7 de septiembre a las 18:00h (hora española). La gran final tendrá lugar el domingo 8 de septiembre, también a las 18:00h (hora española). Ambos se retransmitirán, como siempre, en el streaming de la LVP o en el canal oficial de Riot Games.