Valve interviene y resuelve la crisis de TNC en China

Después de semanas de polémica, Valve ha intervenido en la disputa por la presencia de Kuku, jugador de TNC, en el próximo major de China y ha decidido expulsarle del evento.

Casinocaster
Kuku finalmente ha sido expulsado del próximo major de Dota 2, pero no ha sido decisión de las autoridades locales sino de Valve

Después de semanas de polémica internacional y largos intercambios de declaraciones, el conflicto entre TNC Predator, el equipo filipino de Dota 2, y la comunidad china ha llegado a su fin. Lo que empezó como un incidente aparentemente minúsculo de racismo en una partida pública le ha acabado costando a TNC un precio muy alto en multas, puntos DPC y reputación global. La conclusión es que Kuku, el offlaner del equipo filipino, queda baneado del próximo major de Chongqing.

Sin embargo, sorprendentemente el responsable no ha sido las autoridades chinas, como se rumoreaba, sino la propia Valve que ha intervenido ahora para despejar las dudas y aplicar el mazazo ellos mismos. Vamos a repasar paso a paso todos los acontecimientos que nos han llevado a este punto.

El detonante: los comentarios racistas de Kuku

Todo empezó en el mes de noviembre, cuando Kuku dijo algunas palabras ofensivas hacia el colectivo chino mientras jugaba una partida pública. Es importante destacar este punto, porque en efecto no se trataba de una partida oficial. Poco tiempo después Skem, jugador de CompLexity, por alguna razón decidió repetir los comentarios desafortunados. Estas dos acciones de ambos jugadores desencadenaron una oleada de odio y respuestas negativas por parte de los aficionados chinos.

Paulo Sy siendo entrevistado en el Bucharest Major. Paulo es manager de TNC Predator, el equipo en el que juega Kuku
Paulo Sy (en la foto entrevistado en el Bucharest Major) fue el responsable del intento de encubrimiento del incidente incitador de la polémica de Kuku.

Una vez que el asunto alcanzó una magnitud considerable, Complexity optó por expulsar a Skem del equipo, pero TNC tiró por otro camino. El manager del equipo Paulo Sy intentó encubrir el incidente sin mucho éxito, ya que enseguida se demostró lo ocurrido con los historiales de conversaciones que ofrece el juego. Consecuentemente, el equipo rectificó y anunció que castigaría a Kuku destinando el 50% de sus ganancias el próximo major a alguna organización china, con vistas a combatir el racismo en todas sus formas.

La comunidad china no estaba satisfecha completamente con estas acciones: al fin y al cabo, TNC no tomaron medidas hasta después de que les pillaran haciendo trampas. El asunto quizá se habría desinflado con el tiempo… si no fuera porque TNC se clasificó para el major.

Kuku en China

Con la inminente llegada de Kuku a China, comenzaron a circular rumores de que impedirían la entrada del jugador filipino; no los organizadores del torneo sino las mismísimas autoridades locales. La organización de TNC afirmó que los organizadores no les podían confirmar nada, e incluso “no podrían garantizar la seguridad de Kuku si aparecía en el evento”.

A día de hoy no queda totalmente clara la veracidad de estas palabras, pero sin duda fueron suficientes para agitar del todo el enfrentamiento oriente-occidente que se había formado entre los seguidores de Dota 2. De hecho, varios comentaristas y analistas invitados al major fueron anunciando uno a uno que rechazaban la invitación al evento ante esta aparente injusticia.

Kuku queda finalmente baneado del major de Chongqing que tendrá lugar en enero
GrandGrant, Godz y Capitalist son algunos de los comentaristas que rechazaron su invitación al major de Chongqing viendo la dirección que estaba tomando.

Finalmente, después del relativo silencio que había estado manteniendo durante este tiempo, Valve se decidió a hacer un comunicado oficial anoche en el que dejaba todo bastante claro. Antes de nada, han aclarado que no ha habido intervención directa del gobierno chino. Afirman que esperaban que TNC “hiciera lo correcto” y decidiera aceptar la responsabilidad de sus actos y retirar a Kuku del evento. Viendo que no lo iban a hacer y teniendo en cuenta su mala gestión desde el principio, han decidido ser ellos mismos los que baneen a Kuku del evento.

Valve aclara que este castigo no se aplica a ningún evento futuro, es solo para el major de Chongqing. No obstante, han añadido una sanción del 20% de los puntos DPC actuales de TNC (unos 180 puntos) que afecta gravemente a sus posibilidades para el próximo International. Es una medida que sale de la nada, sin ninguna regla anterior que lo especificara.

La crisis de TNC en perspectiva

Con esta polémica es de agradecer que haya sido Valve la que arregle la situación y no un gobierno local el que aplique sus normas. No obstante, hay lugar para la crítica para todas las facciones involucradas:

  • Un equipo internacional como TNC no puede manejar tan mal una situación como esta y esperar salirse con la suya. Intentar negar acontecimientos en 2018 de los que se tiene huella digital, así como jugar con los rumores y la información sin confirmar, es increíblemente poco profesional.
  • La comunidad china se ha volcado de manera exagerada en intentar acosar y derribar a Kuku y Skem llegando a límites extremadamente peligrosos. Ambos jugadores y sus familiares han recibido ciber-acoso por parte de cientos de fanáticos chinos, así como el community manager de Valve que intentó hacer las paces en las redes sociales chinas. Asimismo, las personalidades famosas del Dota chino no han hecho absolutamente nada por acallar a las masas, que siguen de forma ciega a sus ídolos.
  • Valve reacciona contundentemente contra TNC mientras que tantos otros incidentes racistas en la escena profesional de Dota pasan sin castigo alguno. Es fácil pensar en que la empresa quiere contentar todo lo posible al público chino, teniendo en cuenta la contribución económica de esta audiencia en el juego y que la sede del próximo International será en Shanghai.

La sanción de Kuku no le impediría el acceso al The International 9, que tendrá lugar en Shanghai

No parece justo aplicar medidas que condenan el racismo con especial ahínco en una sola dirección; urge un sistema de reglas oficial y sobre todo un código de conducta transparente para la escena competitiva de Dota 2 que deje claro a los equipos dónde están los límites y no deje lugar a sanciones que parecen aleatorias.

Valve interviene y resuelve la crisis de TNC en China
5 (100%) 1 voto