Valve renueva algunas políticas de cara a los RMR

valve

La desarrolladora americana anunció ayer una serie de cambios en sus políticas sancionadoras de Valve Anti-Cheat (VAC).
Los torneos Regional Major Ranking (RMR) comenzarán en pocas semanas y Valve ha querido aclarar ciertas normas en relación a la elegibilidad de jugadores para dichos torneos.

De aquí en adelante, los jugadores que fueron sancionados por usar trampas podrán competir en los eventos que organiza Valve (Major, torneos RMR, etc) si han pasado al menos cinco años desde que se produjo la sanción y siempre y cuando la sanción no fuera impuesta tras jugar algún torneo o clasificatorio de la propia desarrolladora.

La propia Valve ha reconocido que sus políticas sancionadoras no habían sido renovadas desde 2012, cuando por aquel entonces el Counter Strike: Global Offensive era un juego nuevo. Teniendo en cuenta que algunas de esas sanciones tenían incluso 8 años de antigüedad, decidieron actualizar sus políticas.

¿A qué jugadores afectan estos cambios de Valve?

El jugador finlandés Elias Olkkonen “Jamppi” es el caso más llamativo, puesto que lleva mucho tiempo luchando contra Valve para que le levantara la sanción. Incluso hubo una demanda judicial de por medio en la que alegaba que compró una copia del juego a un amigo suyo durante una LAN party en 2015 y que él ya había vendido esa cuenta cuando se produjo la sanción por parte de Valve.

Curiosamente hace pocos meses Jamppi anunció que se pasaba al Valorant entre otras cosas por la imposibilidad de competir contra los mejores debido a su sanción. Ahora forma parte del equipo de Valorant de Team Liquid, pero la duda está en si tomará la decisión de continuar en el juego de Riot, o si por el contrario decide volver al CS:GO.

Otro de los jugadores que queda liberado de su sanción es el jugador brasileño de 21 años Vinicius Moreira “vsm”. El ex jugador de Detona recibió una sanción de Valve con tan solo 13 años y estos últimos meses se ha debatido mucho si la sanción de por vida era injusta teniendo en cuenta las circunstancias.

En los próximos días conoceremos más casos de jugadores a los que podría beneficiar estos cambios en las políticas de Valve. ¿Qué destino depara a estos jugadores ahora que tienen libertad absoluta para competir? ¿Será demasiado tarde?