Road To Worlds 2021: Hanwha Life Esports o el fénix coreano

Hanwha Life Esports Worlds 2021

En 2016, ROX Tigers hizo la promesa de ser el primer equipo coreano que lograse rivalizar con el todopoderoso SKT T1. Una nueva dinastía formada por Song «Smeb» Kyung-ho, Han «Peanut» Wang-ho, Lee «Kuro» Seo-haeng, Kim «PraY» Jong-in y Kang «GorillA» Beom-hyun que murió antes de empezar, en las semifinales de los Mundiales de ese mismo año, ante el equipo al que estaban llamados a batir. De su fracaso nació un proyecto en construcción, armado en parte con las piezas del ahora denostado DRX. Hanwha Life Esports, un equipo que no lo ha tenido fácil histórica ni recientemente, una nueva promesa que encuentra su primera gran oportunidad en Worlds 2021.

Su camino empieza pronto, antes de tiempo, en el Play-In que ellos mismos inaugurarán el próximo 5 de octubre. Pero si de algo sabe este equipo es acerca de resurgimientos.

Tierra santa

A lo largo de este último Summer Split, y después de una primavera floreciente, se empezó a popularizar la expresión «Iglesia de Chovy«. Un lugar de peregrinación, al fin y al cabo. Un destino para aficionados de otras regiones —y dentro de Corea— que descubrían la verdad de los rumores. Jeong «Chovy» Ji-hoon ya había dejado su impronta en 2020 con DRX, formando una dupla de ensueño junto a Hong «Pyosik» Chang-hyeon que llegó a rivalizar con DAMWON Gaming. Faltaba la confirmación de que el jugador de sonrisa colmillera no era flor de un solo día.

Ahora, Hanwha Life Esports se ha convertido en tierra santa. La prueba fehaciente del mayor pulido posible sobre la línea central. Una técnica perfecta por parte de un jovencísimo jugador, aparentemente imbatible en duelo directo y ante el que han caído figuras como Lee «Faker» Sang-hyeok o Heo «ShowMaker» Su, en igualdad de condiciones. Una fortaleza inexpugnable hecha midlaner, objeto de todas las miradas y punto caliente para los equipos que se enfrentan a HLE.

Hanwha Life Chovy
En apenas un año, Jeong «Chovy» Ji-hoon ha pasado a ser considerado como uno de los mejores midlaners del mundo. / Fuente: Riot Games

Sin embargo, hasta el oro más reluciente no está exento de impurezas. La especialización extrema conlleva riesgos, y lo imbatible que resulta Chovy en línea con magos de control deja flaquezas en otros puntos. La polivalencia tampoco es un problema —en más de una ocasión ha reconocido que siente predilección por los luchadores—, pero sí las circunstancias. Donde genios como los propios Faker o ShowMaker dan cobertura, amplitud y libertad a su jungla, Chovy los exprime. Donde ellos logran trasladar la ventaja conseguida en el midgame, él se desinfla. En el momento en que los fuera de serie hacen mejor a su equipo, él necesita un entorno controlado para funcionar. Todo tiene un precio.

Satélites galileanos

Llamados así por ser las cuatro lunas de Júpiter —las más grandes y brillantes— que descubrió Galileo en 1610, encuentro similitud entre la relación de Ío, Europa, Ganímedes y Calisto con el gigante gaseoso, y la de Oh «Vsta» Hyo-seong y Kim «Willer» Jeong-hyeon con Chovy. Una voltereta mental que tiene su porqué, el primero por inacción y el segundo por saber encontrarse en el lugar adecuado, en el momento preciso. Dos integrantes llamados a jugar para su midlaner que se han mostrado ciertamente irregulares en dicha empresa.

El caso de Vsta es paradigmático. Una circunstancia similar a la que podemos encontrar en Europa con Zdravets «Hylissang» Iliev, la de un apoyo muy dotado en el aspecto técnico, de gatillo fácil en ocasiones y propenso a cometer errores de bulto. No hay término medio en el caso de support de Hanwha Life Esports, del que hemos visto su mejor versión con campeones como Rakan o Thresh, pero extremadamente incómodo a la hora de jugar lo que demande el metagame —un 0-7 con Leona en fase regular del pasado Summer Split lo corrobora—. Altibajos para un jugador promesa que tampoco parece estar sabiendo mimar a su midlaner.

Distintas circunstancias encontramos en Willer. Después de probar sin éxito con Kim «yoHan» Yo-han y Park «Arthur» Mi-reu, el todavía jungla novel, exmilitante de academias de T1 o Gen.G, se ha mostrado como la pieza que necesitaba Hanwha Life Esports en verano. Un jugador con predilección por el escalado, con Rumble o Gwen, que ha encajado mejor con luchadores, como Viego o Trundle, orbitando entorno a midlane. El propio Chovy ha reconocido que se siente especialmente cómodo con Willer, y ese quizá sea el mejor halago que un jungla pueda recibir.

Eslabones débiles

Hay una realidad ineludible, y es que Hanwha Life Esports no ha sabido encontrarse en el Summer Split de la LCK. La cuarta posición conseguida en primavera, solo por detrás de DWG KIA, Gen.G y T1, llegó a parecer por momentos un espejismo. Un bajón de rendimiento que decidieron combatir con cambio tras cambio, y no solo en la jungla. La línea superior ha encontrado un duelo fratricida entre Lee «DuDu» Dong-j y Park «Morgan» Gi-tae a lo largo de toda la temporada, que ha acabado ganando el segundo.

Un mal menor, pues a la calamidad de DuDu le ha acabado sustituyendo la limitación de Morgan, incapaz de jugar más que campeones carries en uno de los lados débiles más claros de su equipo, como es la línea superior. La opción menos mala, quizás, para un Hanwha Life Esports que añade la toplane a su lista de flaquezas. Un índice en el que no debería encontrarse Kim «Deft» Hyuk-kyu, pero los caminos del deporte son inescrutables. El veterano tirador, con un currículum que muestra experiencia en equipos como Samsung Blue, EDward Gaming o DRX, parece no dar más de sí.

El llamado a ser, junto a Chovy, pieza central de Hanwha Life Esports no termina de encontrarse en la que podría ser su última etapa como jugador profesional. Algunos destellos de calidad, como el visto durante las Finales Regionales, contradicen las versiones más pesimistas, pero lo cierto es que el cuarto seed de Corea sigue sin hallar en su tirador el activo que buscaba. El mes de octubre dictaminará hasta dónde podrá llegar Deft, que, al igual que su equipo, parte como tapado dentro de los jugadores y escuadras favoritas. No hay atajo hacia las estrellas. Ad astra per aspera.