Cinco narrativas para ESL One Colonia

ESL One Colonia
El nuevo circuito de torneos pretende unificar las competiciones bajo un mismo techo.

Las horas restantes para que empiece un nuevo frenético ciclo de competiciones de Counter-Strike: Global Offensive las podemos contar casi con las manos ya. La ESL One Colonia, tras el aperitivo de Dreamhack Open Summer, llega para medir cómo le han sentado las vacaciones a los grandes equipos del panorama internacional.

Sin duda, será una de las competiciones más vibrantes de este extraño año en el que seguimos teniendo que conformarnos con disfrutar de los eventos online. Con un exquisito plantel de 16 equipos donde los BIG, Astralis, G2 Esports o Vitality, entre otros, lideran el cartel, es difícil no encontrar uno, o varios alicientes para seguir la competición.

Los atractivos son muchos y variopintos, sin embargo, hemos optado por apuntar en cinco direcciones concretas para traeros las narrativas que consideramos más interesantes en esta ESL One Colonia europea.

¿Es BIG el mejor equipo del mundo actualmente?

Es la principal pregunta que hay ahora mismo sobre el tapete en la previa de la competición. Atendiendo a los resultados recientes es evidente que lo es, por supuesto. Campeón de los tres últimos torneos de cierto calibre: Dreamhack Masters Spring, cs_summit 6 y recientemente, Dreamhack Open Summer, pero como suele ocurrir con los invitados inesperados a la fiesta de los mayores, vive en una constante necesidad de reivindicación.

BIG en la Dreamhack Leipzig. // Fuente: Stephanie »Vexanie» Lindgren

El momento en el que BIG se ha aupado al puesto más alto de la clasificación mundial, en una situación normal, sería el ideal. Defendiendo el trono en casa, ante su público, donde ya dio una campanada más que sonada en 2018 llegando hasta la final. Sin embargo, la realidad es otra, pero sigue siendo una ESL One Colonia y siguen siendo alemanes, la exigencia es máxima.

El grupo no es el más difícil que les podría haber tocado y la clasificación parece asequible, pero los problemas vienen después. En sus dos títulos más rimbombantes, Dreamhack Masters Spring y cs_summit 6, el guión se repitió, derrota en la final de ganadores y remontada posterior en el partido por el título, algo a lo que no se podrán agarrar en esta ocasión. El formato de esta ESL One Colonia no cuenta con rama de perdedores en sus playoffs, por lo que una derrota significa la eliminación. Será interesante ver si BIG es capaz de sobrevivir sin red de seguridad.

La nueva era de Astralis se pone en marcha

Cada vez parece estar más lejano el volver a disfrutar del Astralis dominador de años anteriores. Una situación triste pero a la que nos tendremos que adaptar ya que no nos queda otra. Los experimentos de JUGi y Snappi, al menos, han quedado atrás y las apuestas actuales son dos jugadores de un corte y un potencial muchísimo mayor: es3tag y Bubzkji.

En este escenario, se abre la posibilidad de volver a tener en los servidores a un Astralis competitivo, que tendrá que buscarse una nueva identidad, pero que está en situación de poder abrir una nueva era de ilusión entre sus aficionados y que quién sabe, si en un futuro haga mirar con algo menos de nostalgia al estelar quinteto de antaño.

También es cierto que gla1ve estará observando. El capitán ya está preparando su vuelta a la acción y los dos sustitutos tendrán que demostrar de qué pasta están hechos para luchar por permanecer en el quinteto una vez se confirme su retorno. Parece evidente que la versión de Astralis que veremos en esta ESL One Colonia distará mucho, sobre todo en el apartado táctico, de la que nos enamoró, pero también cuenta con un talento individual más alto por lo que las expectativas crecen con el paso de las horas restantes hasta su estreno.

Los experimentos en FaZe Clan, con gaseosa

Desde hace ya varios meses, FaZe Clan vive en un balance entre incorporar con talento contrastado y buscar diamantes en bruto que modelar para su uso y disfrute. En esta segunda vertiente apareció el letón broky, que ha pasado por varios roles hasta resultar que puede ser el AWP principal de un equipo de élite, éxito inapelable del cuerpo técnico del club.

Con la salida de olofmeister se buscó repetir la operación, buscar al próximo gran jugador sin pulir. El elegido fue el lituano bymas, con apenas 16 años y al que le acabó viniendo un tanto grande la situación porque no nos olvidemos, aunque FaZe Clan apueste por la juventud, la exigencia en cada torneo sigue siendo la más alta y eso no es fácil de gestionar para jugadores sin experiencia.

Kjaerbye en Dreamhack Sevilla. // Fuente: Joao Ferreira

Ya con tiempo para realizar distintas probaturas y sopesar pros y contras, en FaZe Clan han decidido dejarse de experimentos por el momento y apostar por un jugador contrastado, Kjaerbye. Estrella en ciernes en el primer Astralis campeón, optó por mudarse al equipo vecino, North y tras multitud de vaivenes, establecerse como su jugador franquicia, hasta que una vez más, consideró que necesitaba algo distinto en su vida.

La calidad individual del danés es incontestable y la conjunción con el resto de compañeros en FaZe Clan parece fácil de lograr. Como ya decíamos líneas atrás, la exigencia en este equipo nunca decae y esta ESL One Colonia no es una excepción. Son favoritos y llega el turno de demostrar que el enésimo golpe de timón es el acertado.

¿Qué esperar de los invitados sorpresa?

En pleno mes de agosto y con más de la mitad de la temporada 2020 ya en el retrovisor, no debe sorprender la afirmación de que Sprout y MIBR son unos participantes un tanto inusitados en una competición de élite en el Viejo Continente. Los primeros, por estar aún un peldaño por debajo de los sospechosos habituales en estas citas y los segundos, en parte por lo mismo y también por lógica geográfica.

A pesar de no competir al máximo nivel con asiduidad, Sprout es uno de esos equipos de los que no te puedes fiar nunca. Su puesto en el ranking nos dice que no deben superar la fase de grupos, pero el rendimiento que exhiben habitualmente declara que no será nada fácil eliminarlos. Acostumbrados al entorno online y a las largas sesiones de partidos, el ritmo que le meterán a sus partidos puede pillar por sorpresa a las clásicas maquinarias diésel de los grandes conjuntos del continente.

El caso de MIBR es distinto. El año no está siendo nada bueno para ellos, que aunque han tenido momentos de cierta lucidez, como las finales de Flashpoint y BLAST Premier, siguen transmitiendo la sensación de estar tremendamente lejos de su mejor nivel. Para un equipo con problemas de identidad y confianza que compite en una región inferior, viajar a Europa puede llegar a ser contraproducente. Cierto es que los entrenamientos mejorarán considerablemente, pero la dureza de la competición, también. Están en el foco de la comunidad y un mal resultado en la ESL One Colonia podría dañar más aún, su ya pobre imagen reciente.

Los proyectos internacionales cada vez más en duda

Con el caso excepcional de FaZe Clan y, según el torneo, de G2 Esports, los proyectos internacionales de relumbrón como son mousesports, OG y Complexity, no están en su mejor momento precisamente y en la ESL One Colonia podrían llegar a quedar tocados de muerte.

El caso más clamoroso es el de mouz, al que la pandemia y la desaparición de los eventos presenciales ha destrozado por completo. Un equipo que ha pasado de sentarse en la mesa de los mejores equipos del mundo a coquetear con los últimos puestos en cada competición que disputa. La confianza en el actual quinteto, por el momento se mantiene, pero se respira ya un ambiente de que la primera sustitución podría estar al caer, algo acrecentado tras el fichaje reciente como sexto jugador de bymas.

Karrigan pone a prueba su crédito. // Fuente: Jennika Ojala

En el apartado positivo de OG, con respecto a mouz, entra que no tienen una mejor versión con la que compararse, aquí simplemente la problemática radica en no alcanzar las cotas esperadas para un quinteto tan llamativo como decepcionante. Al menos con cierta regularidad.

Colocando en la balanza el tercer puesto, tanto en cs_summit 6 como en Dreamhack Open Summer como las eliminaciones en los clasificatorios para ESL Pro League y Dreamhack Masters Spring resulta un regusto un tanto amargo, apoyado siempre, en las tremendas expectativas generadas en torno a esta alineación.

Similar película es la que está protagonizando Complexity. Capaces de vencer con autoridad en la BLAST Premier y pocas horas después, no superar la fase previa de cs_summit 6. La lógica nos dicta que se trata de un buen equipo para el segundo escalafón internacional y con opciones de sorprender en un buen día a los mejores. Sin embargo, la cuenta bancaria de Jason Lake no opina igual y un desembolso de esta magnitud debe estar llamado a luchar por todos los títulos, no por los clasificatorios.

La paciencia en la escena del Counter-Strike: Global Offensive ya sabemos que normalmente brilla por su ausencia y por esto mismo, un mal resultado, tanto de OG como de Complexity en esta ESL One Colonia podría precipitar cambios en sus alineaciones.