ESIC investiga a 35 jugadores norteamericanos por match-fixing

La escena norteamericana de Counter-Strike: Global Offensive esta llena de problemas. Desde el reciente escándalo de Hunden y sus futuras implicaciones, hasta ahora la investigación de 35 jugadores que presuntamente realizaron match-fixing, que a su vez se trasladaron a Valorant.

El match-fixing es determinar el resultado del partido antes que ocurra, este término está derivado sobre todo con las apuestas de los resultados deportivos y es más presente en los deportes tradicionales, pero no por ello los esports se libran de él.

ESIC tiene bajo lupa a 35 jugadores

ESIC
Logo de ESIC

Ian Smith, comisionado de ESIC, reveló que 35 jugadores norteamericanos están actualmente bajo investigación por match-fixing. Debido a que la gran mayoría de ellos se trasladaron a Valorant, la ESIC está trabajando activamente también con Riot Games para obtener más datos.

La raiz de la investigación de ESIC, proviene de las alegaciones de la liga ESEA de Mountain Dew donde presuntamente ocurrieron estos casos. Los primeros resultados de la misma, consiguieron revelar que Sebastian “retchy” Tropiano y Kevin “4pack” Przypasniak estaban preparando un match-fixing y fueron baneados durante 5 años.

Carson “nosraC” O’Reilly, quien también estaba en esa llamada de audio fue expulsado durante 111 días, pero él no estaba involucrado, pero si fue reprimido por tener el conocimiento de esta corrupción en la escena y el no haber avisado a ESIC. No obstante, el jugador ya cumplió su expulsión.

Riot Games estudia también a los jugadores

riot games
Logo de Riot Games

Tras estas investigaciones y el contacto de ESIC, Riot Games está actualmente investigando a estos jugadores y se rumorea que pronto habrá consecuencias para ellos, ya que quieren garantizar la integridad competitiva de Valorant tras el movimiento de jugadores de Counter-Strike.

No obstante, la comunidad de Valorant alerta que si ahora se descubrió este problema, no sería nada extraño de pensar que ya haya habido casos que aún no hayan salido a la luz, y que pueden haber alterado la corta vida competitiva que tiene Valorant.

Finalmente, queda esperar a que finalicen las investigaciones de ESIC y Riot, para saber la profundidad de la corrupción que había tanto en la escena de Counter-Strike, como el potencial que había o incluso haya habido en Valorant.