Estrategia en apuestas de esports: Al favorito si empieza con mal pie

Redacción

Cuando dos equipos se enfrentan en un encuentro directo, las casas de apuestas determinan mediante varias estadísticas y valoraciones de sus expertos, que probabilidades tiene cada uno de los dos equipos de ganar el partido, y a raíz de la misma, obtienen una cuota.

Si uno de los dos equipos es claramente favorito, tendrá una cuota más baja que su rival porque tendrá más probabilidad de ganar, pero… ¿Qué sucede si este equipo empieza el encuentro con mal pie?

Dependiendo del juego, del torneo y de su formato, empezar con mal pie puede significar muchas cosas, desde perder un mapa de una serie de al mejor de tres o cinco partidos, o si es al mejor de uno, empezar cediendo ventaja en el mapa, o perdiendo rondas.

Ejemplo:

  • Equipo 1, favorito del encuentro, con una cuota de @1,50
  • Equipo 2, underdog del encuentro, con una cuota de @2,25
  • Partido al mejor de tres mapas, y tras un primer mapa muy igualado, el Equipo 2 se apunta el primer tanto contra todo pronóstico.

En este momento delicado para el equipo favorito, las casas de apuestas ‘corregirán’ su cuota, subiéndola al mismo tiempo que bajan la cuota del underdog, que en esos momentos tendrá ventaja en el partido. Pero si realmente el equipo que ha perdido el primer mapa es superior, y de ahí su cuota inicial de bastante favorito, lo lógico sería pensar que a partir del segundo mapa van a centrarse a tope, a intentar minimizar los errores y acabarán imponiéndose. Esto no siempre ocurre, es necesario analizar el máximo de factores que afectan a una partida, ya que si, por ejemplo, el equipo favorito va con muchas bajas, o la competición no es verdaderamente importante para ellos, pueden no esforzarse al 100% por conseguir la victoria tras ceder ese primer mapa. Si existe la posibilidad de ver la partida en directo a buen seguro podremos percibir o intuir si el equipo favorito va a esforzarse para ganar y si realmente es superior a su rival y el perder el primer mapa solo puede considerarse algo que ha ocurrido por un fallo puntual.

Ejemplo:

  • Equipo 1, favorito del encuentro, con una cuota de @1,95
  • Equipo 2, underdog del encuentro, con una cuota de @1,75
  • La diferencia de apostar 100€ al equipo favorito al principio del partido, y tras haber perdido el primer mapa, es considerable, simplemente por haber aprovechado un pequeño fallo del equipo favorito en el encuentro.
  • 100€ a cuota 1,50 = 150€
  • 100€ a cuota 1,95 = 195€

Si nosotros tenemos confianza en que el equipo favorito va a seguir ganando y que ha sido simplemente un traspiés, ese momento es el idóneo para aprovecharnos de una buena cuota y ganar más dinero.

Como siempre, más posible beneficios supone un riesgo más alto, ya depende de la confianza en el pick y la información y conocimiento que tengamos de los equipos y del posible resultado del encuentro.