Ibai, Sergio Ramos y el problema del periodismo deportivo actual

Ibai charlando con Sergio Ramos

A lo largo de esta semana se ha ido generando un debate de opinión sobre el estado actual del periodismo deportivo a través del último «Charlando Tranquilamente» de Ibai con Sergio Ramos. En esta especie de entrevista/charla se abordó un problema muy claro: El periodismo deportivo ha degenerado en periodismo amarillista a lo largo de estos años.

En este tema, Sergio Ramos fue claro sobre el estado actual del periodismo deportivo español: «El periodismo para mi ha cambiado en el sentido de que dejan de ser neutros; siempre hay un interés de uno o de otro (…) y quiero que la gente tenga una percepción de lo que sale de mí, no de lo que sale de un lado y de otro.»

La banalización del periodismo a lo largo de estos años

Si hay algo que en España se consuma de manera masiva es el periodismo deportivo en todas sus facetas y direcciones. Sin embargo, este tipo de periodismo no tiene un objetivismo claro y se ve claramente reflejado en el sesgo de lectores que consumen un periódico en concreto y son forofos de un equipo de fútbol.

Portada Mundo Deportivo Modric
Portada polémica de Mundo Deportivo sobre el fichaje de Modric

Casos como Mundo Deportivo sobre el FC Barcelona o As para los equipos de la capital española han hecho que la rivalidad entre estos equipos sean mucho más toxicas y menos deportivas. Quien no se acuerda del famoso «42 millones para tapar vergüenzas» en referencia al fichaje de Modric por el Real Madrid o el sinsentido de «Luís Enrigue: Bracea en Chicle» de AS.

El punto de inflexión: La llegada de Eduardo Inda

Uno de los mayores culpables de este tipo de periodismo serían figuras como Eduardo Inda. Su llegada a Marca en 2007 supuso el comienzo de una oleada de anuncios propagandísticos más que periodismo puro dónde lo importante no es lo que se escribe sino la rentabilidad que se saque por la noticia.

Es en ese punto cuando el propio deportista desconfía por completo del periodista y del medio, ya que él es consciente de la manipulación que recibirá la respuesta que haga. Un mal gesto, un pequeño desliz o una respuesta mal contestada o formulada y ya estás en portada durante varias semanas con un melón que ni si quiera ha abierto él.

Ibai con Sergio Ramos, un rayo de luz dentro del vertedero

No obstante, aún habiendo todavía una enorme cantidad de contenido tóxico en el periodismo deportivo, existen profesionales y periodistas que mantienen el respeto y los valores del periodismo objetivo y de calidad. Figuras dentro del medio como Axel Torres, Santiago Segurola, Álvaro Benito o incluso Miguel Quintana nos da esperanza a que un nuevo tipo de periodismo llegue.

Este nuevo tipo de periodismo es el que nace íntegramente de internet, en las que plataformas como Youtube o Twitch han dado visibilidad a profesionales del medio. La Media Inglesa, Charlas de Fútbol, Mister Underdog o Drafteados si hablamos de baloncesto son ejemplos claros de que un nuevo periodismo está pisando fuerte y que está dispuesto a quedarse.

El caso Ibai- Sergio Ramos: El problema no es la entrevista, sino el entrevistador

Una cosa ha quedado clara en la charla de Ramos con Ibai: Las entrevistas no son el problema, el verdadero problema es quién la hace. Siempre se intenta buscar una respuesta «sangrienta» que cubra titulares para una semana, cuando en realidad las mejores respuestas se dan en este tipo de charlas.

No es lo mismo preguntar de manera directa y sin tapujos sobre un tema en concreto que plantear una cuestión y que a partir de ese tema se ahonde más en él para sacar varias conclusiones y puntos de vista del entrevistado. Eso es lo que hace estas charlas sin guion con Ibai tan diferentes y a su vez tan sanas para el periodismo tóxico de la actualidad.

Un campo dónde los esports le queda un largo camino por recorrer

Extrapolando este tipo de periodismo a los deportes electrónicos, si que es verdad que existen numerosas noticias sensacionalistas que engloban el ámbito de creadores de contenido, pero en su mayoría es objetivo y sano. No obstante, en el ámbito de las entrevistas nos encontramos en una fase muy temprana en el que nos limitamos a pregunta respuesta.

No digo que este tipo de entrevistas sean malas o innecesarias, pueden ser tan buenas como cualquier charla si las preguntas están bien elegidas, pero el formato de «conversaciones» ofrece una nueva faceta de alguien del que poco se conoce como son los jugadores de esports, y que en un futuro es probable que abunden mucho más y, por suerte, se normalice en el sector.