Mi relación de amor-odio con la LEC

LEC

La League of Legends European Championship (LEC) es la liga mayor dentro del ecosistema europeo de LoL. También, para muchos, entre los que me encuentro, el mejor producto que la industria de los deportes electrónicos puede ofrecer. Hay pie a debate (hay diversas disciplinas que no consumo con normalidad), pero puedo argumentar largo y tendido sobre el paso de gigante que toda la gente que trabaja en LEC ha dado en términos de mentalidad. No todo son rosas y halagos para ellos, de todas formas. La lista de asuntos pendientes es larga, y hay mucha poda por delante si quieren mantener el estatus.

Cómo conocí la LEC

Por poner un poco de contexto, mis andaduras en el League of Legends comenzaron en 2019, con la entrada de Team Queso a la por aquel entonces SuperLiga Orange. Yo venía del mobile, pero hubo algo en el LoL que me atrapó. Fueron dos splits siguiendo únicamente la liga nacional por seguir los colores de mi por aquel entonces equipo favorito. Pero conforme mi conocimiento del juego y de la escena fue aumentando, me topé con la LEC. El verano del 20 convivieron en mí las hazañas de las dos ligas: El dominio de G2 y el ascenso de Elyoya.

Y entonces, en ese momento me encontré entre dos jardines. Sin desprestigiar en ningún momento el trabajo de las personas que sacan adelante la liga de la LVP, por una mera cuestión de recursos empecé a disfrutar mucho más de lo que podía ofrecerme la máxima liga europea. El contenido hecho para los playoffs, los videos promocionales y una larga lista de flores de diversos colores hacían de la visita una experiencia mucho más variopinta e interesante. Así fue, que con mi progresiva carga académica en el bachillerato terminé por comenzar la temporada de 2021 viendo de forma regular únicamente la LEC, dejando mi tan querida Superliga en un visionado ocasional.

La personalidad única de la LEC

Un concepto tan amplio como una liga, a diferencia de una persona o grupo de personas, puede tener dificultades para encontrar una personalidad propia. ¿No es la personalidad de la liga sino el conjunto de equipos que la conforman? Pues aquí recae la baza número uno de la LEC: es mucho más que la suma de los equipos.

No es solo la línea gráfica: todas las competiciones profesionales de esports tienen una línea gráfica bien definida (vamos a decir todas, ¿vale?). Tampoco es el nivel de los equipos que compiten (en el LoL, la LPL tiene un nivel mucho más alto). La personalidad de la LEC comienza por los encargados de dirigir el espectáculo: los casters.

Ya no se reduce tan solo a que un partido puede estar reñido en términos de competición. La sinergia del grupo de trabajo de la League of Legends European Championship es un añadido del que pocos equipos más pueden presumir. Y en una industria donde hay mucha mediocridad, que la retransmisión aporte como una fuente más es un gran plus.

La cultura del meme

Pero no acaba ahí. Desde el nacimiento de la LEC como marca y producto, hasta la actualidad, se ha generado una cultura muy especial. Un nicho con diversos códigos que solo los que disfrutan de la liga podrán reconocer. Es la cultura del meme, que lleva ya unos años poblando el LoL profesional. Pero si tuvo una cuna, esa fue la LEC.

Los peppos, los KEKW, y los OMEGALUL nunca faltan en una retransmisión. El discurso de sjokz que mufó a Fnatic «It all start with success» es 100% producto propio. El «That didn’t age well» que llegó hasta la propia retransmisión. Y muchos más ejemplos.

Age well Sjokz LEC

Que una comunidad bromee con las actuaciones de los jugadores sucede en todas las disciplinas, tanto en los deportes tradicionales como electrónicos. Pero que decidan traer la parte más salvaje del Internet al medio principal, que den voz a la gente es revitalizador. Un factor diferenciador como liga.

El manejo de redes sociales

G2 Esports marcó escuela. Y ahora, todo el mundo se organiza de una manera similar, expandiendo la cultura del meme. Desde la misma cuenta oficial, los equipos flamean a sus jugadores. Se ríen de sus errores. Postean memes de su comunidad. Esto hace que sea todo mucho más cercano, y entre las interacciones de las cuentas, son mucho más grandes y llegan a un mayor número de personas.

La LEC no está exenta de mediocridad

No todo son rosas. También existen malas hierbas que, aunque a simple vista no molesten, hacen que el paseo por el jardín sea menos disfrutable. La amenaza principal de la LEC está en la tabla baja. Un conjunto de equipos que no han sabido dar un paso adelante, ni en términos de generación de contenido y manejo de redes como de creación de una marca sólida con fans detrás.

Presentación de Denyk, jugador de XL para Verano. No alcanza los mil likes.

Excel sería el principal señalado, seguido de cerca por Astralis, SK Gaming y Misfits. Hay equipos que se pueden amparar en los resultados deportivos de los últimos Splits, como el caso de Rogue, pero sin esa opción, se quedan muy pobres.

Son muchos equipos que no aportan a la competición. Que toman decisiones cuestionables con respecto a la gestión de sus plantillas. Que no contribuyen a enaltecer las narrativas. En definitiva, muchos equipos que resultan en partidos insulsos sin mucha chispa para la audiencia.

Competitividad y espectáculo

Muchos aficionados del buen League of Legends atribuyen otro defecto a la LEC. La falta de garra en los eventos internacionales. El toque de seriedad necesario para dar a Europa la tan ansiada copa del invocador que año tras año reserva su plaza en la vitrina de un equipo chino o coreano.

El formato al mejor de uno tiene que ver. Es un formato rápido, que permite disputar una jornada en una sola tarde. Que los aficionados puedan ver LoL sin cansarse. Se trató de hacer un experimento con Bo2 pero fue un fracaso en términos de audiencia. Y la audiencia manda.

Teniendo todo esto en cuenta, habiendo debates encima de la mesa sobre la expansión de la liga a 12 equipos y la plaza del Schalke 04, la LEC parece seguir en escalada año tras año, a diferencia de su hermana la LCS. Es un bello jardín, único en el ecosistema de los esports. Pero se lo puede tratar mejor.