Movistar Riders gana la 2ª edición de la Unity Cup

La LVP llevó a cabo una 2ª edición de la Unity Cup con un total de ocho participantes, de los cuales la mitad recibió invitación directa (Movistar Riders, Case Esports, Velox y x6tence) y la otra mitad obtuvo plaza a través de un clasificatorio (eXploit, GTZ Bulls, Souldazz e Input Laggers). Esta edición repartió tan solo 2 plazas para el Play-in de la BLAST Premier Fall Showdown, que estará organizado por RTP Arena. Todavía no hay mucha información sobre este Play-in, pero equipos como sAw y OFFSET probablemente estarán.

Movistar Riders y Case Esports se adueñaron de las dos plazas para el Play-in de la BLAST Premier Fall Showdown, tras llegar a la final de la Unity Cup. De hecho, esta misma final fue la que se jugó en la 1ª edición de la Unity Cup con un resultado similar. En aquella ocasión Movistar Riders ganaba la serie 2-1 con un último mapa de infarto. La única diferencia fue que en la 1ª edición se jugaron los mapas de Inferno, Nuke y Mirage. Esta vez se jugó Overpass en vez de Inferno. Pero antes de pasar a la final, hagamos un repaso del camino de ambos equipos por la Unity Cup.

Bracket Unity Cup
Camino de Movistar Riders y Case Esports hasta la final / Fuente: LVP

Movistar Riders se enfrentó en cuartos de final al mix de Input Laggers, con caras conocidas como OMG y mik. A pesar de que el primer mapa de Inferno fue algo más reñido, la serie se fue a favor de Movistar Riders de manera contundente. Teniendo en cuenta que Input Laggers es un mix de jugadores que no suelen entrenar juntos, poco más podían hacer ante el rival más duro.

En la semifinal, los jinetes se enfrentaron a los portugueses de GTZ Bulls. El primer mapa de Inferno fue toda una demostración de poder por parte de smooya, que frenaba continuamente la acometida de los rivales con el AWP. Finalmente ganaron 16-8 en el mapa de Inferno y lo mismo ocurrió en el mapa de Nuke, asegurando así su plaza para el Play-in de la BLAST.

Case Esports se vio las caras en cuartos de final con los jugadores de Souldazz, un equipo de la escena Amateur/Semiprofesional. Aunque en el primer mapa de Nuke Case Esports demostró su amplia superioridad, en el mapa de Inferno Souldazz sorprendió a su rival y estuvo muy cerca de empatar el encuentro e irse al Overtime. Finalmente, Case Esports ganó 16-13 y accedió a la semifinal.

El equipo portugués de eXploit fue su rival en semifinales y la serie se alargó hasta el tercer mapa. Case Esports perdió el primer mapa de Inferno, pero supo recomponerse y dar la vuelta a la serie ganando en Dust 2 y en Nuke. Con ello se aseguraba la plaza para el Play-in de la BLAST y volvería a medirse a Movistar Riders en una final.

La final entre Movistar Riders y Case Esports fue, como ya no tienen acostumbrados, muy reñida e intensa. El primer mapa de Nuke se fue por la mínima a favor de los brasileños, que ganaban 16-14 tras una muy buena primera mitad por parte de los brasileños, aunque los jinetes remaron hasta el final buscando la remontada. Alex fue el jugador más regular durante toda la serie y fue clave para ganar el segundo mapa de Overpass, que también terminó 16-14 esta vez a favor de Movistar Riders. El mapa decisivo fue Mirage y en esta ocasión los jinetes estuvieron mucho más sólidos tanto en ataque como en defensa, consiguiendo ganar 16-7 y alzándose así campeón de la Unity Cup por segunda vez. Alex fue el MVP de la final.

Ahora, tanto los jugadores de Movistar Riders como los de Case Esports, tendrán la oportunidad de clasificarse a la BLAST Premier Fall Showdown. La edición anterior sAw ganó el Play-in y asistió a la BLAST Premier Spring Showdown. ¿Qué equipo logrará esta vez clasificarse? ¿Repetirá sAw la clasificación? ¿Podrá Movistar Riders obtener su revancha ante los portugueses?