OpTic Gaming se corona en la VALORANT Masters de Reikiavik

Optic Gaming Reikiavik

OpTic Gaming, la organización estadounidense conocida por su equipo de Call of Duty, ha conseguido vencer a LOUD. Los brasileños caen por un tres a cero en la final de la VALORANT Masters de Reikiavik. Un veto, aparentemente favorecedor para LOUD, no ha terminado por materializarse en una victoria carioca.

Para comenzar, el primer mapa jugado ha sido Ascent. Dicho mapa, a priori, era el mejor mapa de LOUD hasta la fecha, con un 92% de porcentaje de victoria. El segundo mapa que se ha jugado, Bind, era feudo del GreenWall, aunque los brasileños no se quedaban atrás (con un 80% de victoria). 

El tercer y último mapa, donde se ha cerrado la serie, era el permaban del equipo estadounidense. Tan solo habían jugado Breeze en seis ocasiones, varias de estas en partidos al mejor de cinco mapas. A pesar del pobre porcentaje de victoria de los norteamericanos -tan solo un 33%– se consiguieron imponer finalmente cerrando el partido. 

El camino del GreenWall

Optic Gaming comenzaba su andadura en la Masters el diez de abril jugando contra XERXIA Esports e Islandia le recibía con un jarro de agua fría. Perdían su primer partido por un dos a cero en el que poco pudieron hacer los estadounidenses. El inicio no era el esperado y se medían por irse a casa tan solo dos días después de su derrota frente a un KRÜ Esports que tampoco estaba dando la talla. 

Un día más tarde, el 13 de este mes, se firmaba la reedición del partido inaugural de los norteamericanos, que esta vez conseguían imponerse al equipo tailandés, devolviéndoles el dos a cero que apenas días antes habían sufrido en sus carnes. 

Con el equipo estadounidense a punto de haberse ido a casa, los chicos de NA afrontaban una nueva etapa del torneo iniciándose los playoffs. El primer partido de los cuartos de final parecía complicado. Era hora de enfrentarse entre equipos norteamericanos quedando un relegado al lower bracket. The Guard caía contra el GreenWall por un dos a uno y los verdes comenzaban a carburar motores. 

De nuevo, en las semifinales del upper bracket, los chicos de Optic vencían a los que venían siendo una de las sensaciones del torneo: DRX. Los coreanos caían por un dos a uno para el GreenWall, que comenzaba a jugar más sólido y encaraba una racha de victorias.  Alcanzaban con esta victoria la final del upper bracket

De esta manera, y ganando la final contra LOUD, se clasificaban definitivamente a la gran final de Reikiavik, dando un golpe sobre la mesa y dejando atrás a equipos llamados a ganar el torneo como G2 Esports, DRX, ZETA Division o Paper Rex. Al ganar por un dos a uno a los brasileños de LOUD, el equipo norteamericano se colaba a la gran final desde la fase de grupos. 

La final, una repetición de la final del upper, se tornó esta vez diferente. Con una victoria en tres mapas en un mejor de cinco -y con prórrogas en hasta dos de los tres mapas- el equipo de Optic Gaming se hacía con el trofeo de la primera Masters del año. 

Ascent: la casa de LOUD

El primer mapa era elección de LOUD. Todo eran buenos presagios, al ser Ascent el mejor mapa de los brasileños (92% de winrate). Pero no todo iba a ser tan fácil. El equipo norteamericano, comandado por “yay” y con un “FNS” que levitaba por el mapa, ponían un ocho a uno como presentación. 

La clave del éxito de la defensa de Optic eran las propuestas y la agresividad. Precisamente de lo que carecían en anteriores encuentros en dicho mapa. El “operator” de yay hacía magia en la última ronda antes del cambio de bando -y se apuntaba 17 bajas en su marcador personal-. Se cerraba la defensa con un diez a dos para el GreenWall. 

Los brasileños desde la defensa despertaban y ponían el 11-7 en el luminoso. El fallo de LOUD era su pasividad desde la defensa, que dependía demasiado de genialidades individuales más que de propuestas agresivas en equipo. En la segunda mitad “Marved” comenzaba a mostrar destellos de genio sacándose de la manga una jugada que ponía el 12-9 en el marcador. Al final, Optic consiguió cerrar Ascent robándole su elección al equipo brasileño. 

Bind: excelencia por parte de Optic Gaming

Bind, el segundo mapa del encuentro, prometía con creces. Sin ser uno de los mejores mapas de los brasileños, podían pelear contra un Optic que dominaba en su elección. El mapa iniciaba bien para los brasileños, ya que eran capaces de meter la ronda de pistolas, pero los norteamericanos marcaban -de nuevo- su territorio consiguiendo convertir la segunda ronda económica. 

De nuevo, una defensa firme por parte de Optic Gaming hacía que para los brasileños fuese complicado atacar. El francotirador de yay jugaba un papel clave de manera constante. Hacia el final de la primera mitad, LOUD comenzaba a despertar de su letargo y conseguía acercarse con un 8-4. Se ponía de cara la remontada, los brasileños ganaban la ronda de pistolas y anotaban la ronda “bonus”. 

Finalmente, Optic recobraba las buenas sensaciones que habían nutrido su defensa y desde el ataque consiguen empatar el partido poniendo el 10-10 en el luminoso. Los clutches se sucedían y “Sacy” conseguía dar un halo de esperanza a la hinchada carioca, sacándose de la manga un uno contra tres, quedándose a tres puntos de vida. Solamente hizo falta una prórroga para que Optic consiguiera cerrar de nuevo el mapa y poner el dos a cero en el general de mapas de la final. 

Breeze: la duda de Optic Gaming

La remontada aún era posible, se jugaba como tercer mapa Breeze, el permaban de Optic Gaming durante toda la temporada. LOUD aún tenía posibilidades y era este el momento de dar la cara para poner el dos a uno en el marcador general. Pero lo cierto es que, de nuevo, no todo iba a ser tan sencillo.

El encuentro comenzaba apretado, el GreenWall conseguía la ronda de pistolas, pero los brasileños conseguían darle la vuelta al marcador y se sucedían las rondas de un lado y del otro. Un Optic que buscaba mucho la agresión y el control de medio hizo desestabilizar la defensa de LOUD. 

Desde el ataque, los brasileños parecía que entraban de nuevo en el partido. Llegaron a anotar hasta cinco rondas seguidas y, como no podía ser de otra manera, llegaba la prórroga una vez más. Un acertado Optic, sobre todo desde el ataque, ponía el punto final que les coronaba como campeones de la primera parada internacional del circuito de VALORANT.