El resurgimiento del Paladín

Paladín Hearthstone

Viaje a Un’Goro ha marcado un punto de inflexión para muchas clases, pero para ninguna de una forma tan descomunal como para el Paladín. La clase representada por Uther el Iluminado contiene uno de los sets más completos y dominantes que ofrece el juego actualmente, la inclusión de cartas como la Hidróloga, el Defensor de Piedraloma, el Guardián del sol Tarim y la Montura Espinosa unidas a Ragnaros Señor de la Luz y Tirion Vadín entre otros han elevado al Paladín desde un estado poco favorable a ser (bajo mi punto de vista) la clase más completa de Hearthstone, debido a que cuenta con tres variedades de mazos realmente diferentes y competitivas.

En este artículo vamos a analizar las tres versiones con sus fortalezas y debilidades para entender el porqué de la reciente subida de popularidad de esta clase.

                     

Aggro Paladin

Esta versión se puede diferenciar claramente de las dos otras dos por el paquete de Murlocs que incluye el Clamamareas, el Compinche Malaescama, los Guerreros Branquiazules y los Videntes Luz Fría y Mrginja, que proporcionan una sinergia tribal realmente poderosa que aporta una gran presión desde los primeros compases de la partida y que gracias a los recursos como el Favor Divino, la Bendición de Reyes, el Guardián de sol Tarim o la Montura Espinosa, mantienen ese control de mesa y esa presión que hace a este mazo tan buena elección en enfrentamientos principalmente contra barajas de control como las de Sacerdote, el Paladín Control o el Druida Jade y el Pícaro de Misión, mientras que es una mala opción contra otros mazos agresivos como el Druida Agro o cualquier variante de cazador.

Midrange Paladín

En la variante midrange de esta clase seguimos viendo la sinergia entre murlocs con cartas como la Hidróloga, el Cazador Pozarroca o el Líder de Guerra Múrloc pero desaparecen los Guerreros Branquiazules y los Videntes Luz Fría para dar paso a otras cartas de mayor coste y a la vez mayor poder conforme avanza la partida, como Ragnaros Señor de la Luz o Tirion Vadín (dependiendo de las preferencias de cada jugador algunas de estas cartas también pueden ser incluidas en la variante más agresiva), que unidas a las inclusiones de las igualdades y los Pacificadores Aldor otorgan una variante de control de mesa a esta baraja que puede funcionar tanto presionando en la parte inicial de la partida con su paquete de Murlocs sacando valor de sus sinergias y el poder de héroe modificado del Paladín gracias al Inquisidor Anca Vil cuando se de un enfrentamiento contra mazos con mayor poder en las fases finales de la partida y que también puede ser jugado a controlar la mesa y defenderse contra mazos agresivos como el Cazador, para volver las tornas en los compases finales con el gran poder de cartas como el Draco Primordial. Esta variante es la más completa a mi parecer y te permite jugar con varios estilos dependiendo de lo que exija cada enfrentamiento, ya que se basa en controlar el tiempo de la partida maximizando el valor de cada carta, esta es probablemente la opción más sólida para ladder (debido a que puede ser una buena elección contra la mayor parte de los mazos del juego).

Paladín Control

La tercera y última variante de esta clase es principalmente usada para contrarrestar algunos determinados mazos, como podemos ver en la imagen adjunta más abajo, donde tenemos los enfrentamientos en los últimos 7 días y podemos apreciar como esta baraja es una opción excepcional contra algunos de los mazos más populares en ladder actualmente como el Guerrero Piratas y el Mago secretos mientras que es una opción muy poco recomendable contra el Mago Control o el Pícaro Misión, por lo que esta variante es solo recomendada para neutralizar a ciertos oponentes y no es una versión tan consistente en todos los enfrentamientos posibles. En este caso el mazo cambia respecto al Midrange Paladín al dejar como único Murloc a la Hidróloga y se incluyen dos Oradores del Sino y dos Pirománticos Salvajes para intentar mantener control de la mesa permanentemente, a la vez que se incluyen algunas cartas con último aliento como Cairne o dos Tauren Infestados para poder sacarle el máximo valor posible a N’Zoth, que es la carta estrella en enfrentamientos contra otros mazos de control por el grandísimo valor que se le puede sacar en las fases finales de una partida.

En conclusión el Paladín resurge como una de las clases más poderosas y pasa de ser una clase prácticamente olvidada a un fijo de casi cualquier jugador debido a las muchas posibilidades de configuración que otorga tanto en ladder como en los torneos oficiales, donde los jugadores profesionales sacan tanto partido de la estrategia y de enfocar sus mazos contra ciertas fortalezas de sus rivales.

Fuente de las imágenes y estadisticas: http://metastats.net

El resurgimiento del Paladín
Vota este post
Compartir
Artículo anteriorCrónica: Red Bull Kumite 2017 en primera persona
Artículo siguienteMi historia con el Counter Strike
Soy Carlos alias MrFelpa un apasionado jugador de juegos de cartas y estrategia, pricipalmente Hearthstone, juego sobre el cual me veréis escribiendo aquí, en Fullesports, intentaré traeros el mejor contenido semanalmente incluyendo guías de clases, mazos y enfrentamientos o análisis sobre el estado del juego, algunas cartas o torneos. Mi clase favorita es el Paladín y mi carta favorita el Plastatrón.