Sentinels se impone en un duro duelo frente a G2 Esports

sentineels road to challengers 3

Uno de los duelos más esperados de la Masters 3 de Berlín. Una rivalidad que se llevaba gestando desde la entrada de G2 Esports a los playoffs de EMEA. Por fin, el tan esperado partido que ha hecho saltar los índices de popularidad del Valorant ha tenido lugar. Y, para sorpresa de los más instruidos, ha sido un duelo más parejo del que se podía prever. G2 Esports contra Sentinels.

Todo el ‘banter’ y el prepartido

Carlos Rodríguez ‘Ocelote’ sabe de esports. Sabe como moldear a la audiencia y preparar con semanas de antelación un partido. Llenarlo de expectación y obligar a los fans a pegarse a la pantalla. Este conocimiento es ahora el centro de la cultura comunicativa de su club. Y es que incluso antes de clasificarse a la Masters 3, ya estaba preparando el duelo. Mucho que ganar y muy poco que perder.

Bajo el lema #FuckYouSentinels, G2 se ha atrevido a desafiar al equipo más dominante del mundo. Y lo ha hecho desde la posición perdedora, con un equipo menos engrasado y con un seeding más bajo. La legión de fans de G2 combinada con la locura que genera Sentinels en Norteamérica fueron las condiciones ideales para hacer de este partido algo histórico.

Un comienzo dominante

El partido comenzó en Split, con rondas cayendo hacia ambos lados. Después de haber calentado y haber cedido 4 rondas, Sentinels apretó el acelerador para cerrar el mapa. El equipo europeo dejó caer dos rondas en superioridad armamentística, lo que además de mermar su confianza, fue el pistoletazo a la masacre. Cada duelo que cogía Sentinels caía de su lado y se pudo ver la superioridad de la que todo el mundo hablaba.

Los dioses sangran

Pero al llegar al segundo mapa, la situación cambió. Salió un G2 mucho más resolutivo que penalizó los errores que Sentinels traía de casa. Hubo muchos jugadores desquiciados por el lado de NA y G2 no dejó pasar ni una bala. Así, después de todo un torneo en el que ningún equipo logró sellar una victoria en un mapa contra Sentinels, ha llegado el equipo más ‘debil’ de Europa a tirar de épica y demostrar que los dioses sangran.

Un Kelogz de oro ayudó a G2 a cerrar el segundo mapa / Fuente: Valorant Esports en Flickr

Después de este acontecimiento, se volcaron hacia el tercer mapa. Allí, enfadados por lo que les hicieron, Sentinels salió a morder anotando un parcial de 11-1 y no dejando respirar a G2 en Haven. Finalmente, aunque se revolvieron, consiguieron cerrar el mapa 13-8 con una increíble actuación de SicK.

Así, Sentinels se planta en esta Masters de Berlín donde parece que todo es campo. Llegan muchos nuevos equipos con las ganas de llevarse ese título y no parece que los de rojo lo van a tener tan fácil en esta ocasión.