Twitch regulará finalmente las apuestas en su plataforma

twitch apuestas slots

Poca duda cabe de que los últimos días han sido unos de noticias deplorables para el mundo de los videojuegos, del deporte electrónico y de la creación de contenido. Las filtraciones del próximo Grand Theft Auto han resultado en un acoso incomprensible hacia los trabajadores de Rockstar Games, el caso de Carlos ‘Ocelote‘ Rodríguez ha evidenciado todavía más un problema endémico en la esfera de los esports, y para colmo de males la lacra de las apuestas en Twitch volvía a hacer acto de presencia.

Por suerte, la razón ha terminado imperando en cada uno de los casos, devolviéndonos la poca esperanza que pudiéramos tener en un entorno más justo y sostenible.

Una regulación con letra pequeña

En una serie de movimientos tanto legales como solidarios, la respuesta a estas situaciones no se ha hecho esperar. A lo largo de estos días, decenas de estudios han compartido versiones de desarrollo de sus títulos ya publicados, en una reivindicación del «trabajo sucio» bajo las capas del marketing. Riot Games habría tomado cartas en el escándalo de Carlos ‘Ocelote’ Rodríguez, dejando fuera a G2 Esports de su próxima liga franquiciada de VALORANT. Y ahora, en el tema que nos ataña, Twitch parece haber recordado la presencia de apuestas en su plataforma, apuntando a regularlas de una vez por todas… Aunque no sin letra pequeña.

El comunicado oficial por parte de Twitch llegaba apenas unos minutos pasada la medianoche del 21 de septiembre, hora peninsular española. En él, la plataforma aseguraba que el contenido relacionado con las apuestas ha sido uno que han «vigilado activamente» desde su última actualización de políticas en esa área. Asimismo, apuntaban a la causa del problema: «Aunque prohibimos la compartición de hipervínculos y códigos de referidos hacia páginas de slots, ruleta o juegos de dados, hemos comprobado que algunas personas han logrado circunnavegar estas reglas y exponer a nuestra comunidad a un peligro potencial».

De este modo, y a partir del próximo 18 de octubre, Twitch prohibirá la retransmisión de páginas de apuestas que incluyan slots, ruleta o juegos de dados, no licenciados en Estados Unidos u otras jurisdicciones que aporten suficiente protección al consumidor. Así, y aunque el comunicado explicitaba algunas de las webs no permitidas desde esa fecha, afirmaba también que seguirán permitiendo sitios centrados en apuestas deportivas, deportes de fantasía y póquer —además de las consabidas páginas de apuestas licenciadas—, en lo que se antoja más como una media tinta que una verdadera revolución.

Lodo de barros pasados

El comunicado llega extrañamente concomitante al reciente escándalo que ha envuelto al creador de contenido Abraham ‘Silker‘ Mohammed, quien admitía el pasado sábado haber estafado tanto a seguidores como a otros streamers para financiar su adicción a las apuestas en Counter-Strike, por un valor cercano a los 200.000 dólares. Más allá del videojuego, CS:GO ha sido tan atractivo como infame desde su lanzamiento por aportar un valor monetario real a las pinturas de sus armas, que frecuentemente ha dependido de la especulación en mercados internos como el del propio Steam, y que plataformas externas han aprovechado para su beneficio a la hora de utilizarlas como divisa de casino.

El caso de Silker, no obstante, ha sido la gota que ha colmado el vaso, después de utilizar el pretexto de verdaderas dificultades económicas para financiar sus apuestas. En el vídeo de confesión, el creador de contenido aseguraba tener la intención de devolver todo el dinero, pero eso no ha sido suficiente para sus compañeros de profesión. Algunos de ellos, como Félix «xQc» Lengyel o Ludwig Ahgren, han llegado incluso a liderar iniciativas para devolver el dinero a las víctimas de la estafa. Otros han ido todavía más lejos.

Poco después de que se conociera la noticia, Imane «Pokimane» Anys, Matthew «Mizkif» Rinaudo y Devin Nash, entre otros, pusieron el grito en el cielo ante lo que consideraban un problema de peso para la plataforma y hacia sus espectadores, especialmente los más jóvenes. Estos creadores, con el supuesto apoyo de otros compañeros de relevancia, llegaron a amenazar a la compañía con una huelga durante la semana de Navidad. Ni 48 horas después, Twitch pareció captar el mensaje, pero si estas medidas serán el principio de un verdadero cambio o terminarán por caer en saco roto, solo el tiempo lo dirá.