Vivo Keyd pierde contra Acend por una cámara ilegal

Vivo Keyd Acend Cámara comunicado

En el transcurso de la Valorant Champions, durante el tercer mapa de la serie de Acend contra Vivo Keyd, el conjunto brasileño colocó en reiteradas ocasiones una cámara que no está permitida en el reglamento de Riot. Esto provocó que varias horas después del partido, a pesar de haber salido campeón, Vivo Keyd perdiese el enfrentamiento debido a la decisión arbitral. Esto ha generado una gran cantidad de controversia por sectores distintos de la comunidad.

Los profesionales reclaman coherencia en el reglamento

La cámara llegó a Twitter a gran velocidad. Hay gran parte de la comunidad competitiva que está pendiente del transcurso de la Champions. Así, según muchos veían en el modo espectador como esa cámara se colocaba en el spot, gente como Pipson salió a denunciarla. Principalmente porque ya se habían sancionado a equipos previamente, como al mismo Vodafone Giants.

No fue hasta varias horas después que los administradores salieron a confirmar la ilegalidad de la cámara, multando a Vivo Keyd con la pérdida de todas las rondas en las que utilizaron el exploit, concediéndoselas a Acend. Así, a pesar de haber sido claramente inferiores en el servidor, los acontecimientos fuera de este cayeron de su lado.

Los brasileños reclaman la injusticia

Aquí es donde entran los brasileños. Otra polémica que inundó el mundo de Valorant en los últimos días sucedió en el tercer mapa entra Sentinels y FURIA. Se paró el partido de forma prolongada para analizar un «exploit» mucho más leve que el que sucedió en el partido de Vivo Keyd y Acend.

Una gran parte de la comunidad se siente ninguneada por Riot después de dar prioridad al caso de Sentinels -según ellos, por ser sentinels- antes que la cuestión de la cámara, que también se habría podido cortar de raíz a mitad del partido.

Entre todo esto, la afición brasileña, con toda la fama que desprenden, inundó las redes sociales con mensajes de odio hacia todo lo relacionado con Riot Games y Acend, incluyendo sus jugadores. Una práctica que deja entrever que la adrenalina de la competición y la libertad de las redes sociales son una mezcla que puede dar resultados muy negativos.